Categorías
Destacados Novedades Productos

Un nuevo queso crema de búfala se suma a las propuestas de Bufalinda

Los quesos y yogures con leche de búfala de Bufalinda

Por Rosanna Di Turi @Rosannadituri

Las tierras venezolanas han resultados ser benignas para los búfalos, una tipo de ganado que llegó al país gracias a varios pioneros que apostaron por ellos y que se ha convertido en uno de los pocos renglones que ha crecido en el campo venezolano en estos tiempos. ¨En escasos 45 años la ganadería bubalina en el país ha sido el resultado de la visión, la constancia y el esfuerzo de un grupo de empresarios que apostó firmemente por los búfalos porque vio en ellos gran potencial¨, comparte Otto Gómez en su libro Búfalos de agua en Venezuela.

En las sabanas del sur de  Maturín en el estado Monagas aguarda una iniciativa que apuesta por este ganado con notorios logros. En la Hacienda Los Pangolares, creada en 1976 por el empresario de origen argentino Alberto Juan Duhau, optaron por este ganado generoso hace 12 años y en 2004 crearon Bufalinda. Con esta marca ahora se precian de lograr 30 productos entre quesos y yogures, elaborados por un equipo de 120 personas en lo que, aseguran, se considera la planta de leche de búfalas más grande de Latinoamérica.

Su novedad más reciente es un queso crema 100 por ciento de leche de búfala, al que  bautizaron Bufikrim y que proponen en cuatro variantes: neutro, con tomate seco y albahaca, otro con ciboulette y ajo y la cuarta opción con pimienta. Sugieren tenerlos presentes no solo para consumir en sus formas originales. También, dependiendo del tipo, recomiendan aprovecharlos en otras recetas como tiramisú, dips o pastas.

¨Bufalinda es una historia de amor. Comenzó hace 12 años. No sé cuál es el secreto o el milagro pero tenemos 120 personas que trabajan felices con nosotros¨, comparte Philippe Laulhet,francés que apuesta por Venezuela, socio de esta iniciativa y su director de mercadeo. ¨Conocía las búfalas desde la India donde viví en la infancia porque mi papá trabajaba en Air France. Allí supe que traen buena suerte¨, comparte.

En Bufalinda logran quesos como el guayanés o el de mano pero con leche de búfalas; la burrata, mozarella y boconccini al estilo italiano; queso estilo feta y yogures estilo griego. Incluso un queso estilo gouda venezolano. ¨La leche de búfala es más consistente. Con menos litros se puede hacer más queso´explica Laulhet. Sus quesos y yogures también se ofrecen fuera de Venezuela.

*En instagram están como @bufalindavzla

Categorías
Artesanos Destacados Novedades Productos

La propuesta de la Cerveza artesanal Yaracuy

Por Rosanna Di Turi (@Rosannadituri) 

A sus 32 Andrés Del Cid no se detiene un segundo. En un momento de su vida, un reposo post operatorio lo llevó a aprender de cervezas por Internet, algo que desde la Universidad, donde estudiaba ingeniería, había querido lograr. 

En vista de que su familia tiene una empresa que elabora equipos de acero inoxidable, todo fue encajando hace seis años para que este ingeniero civil, junto a dos emprendedores más, apostaran una cerveza artesanal a la que bautizaron en honor a la región donde la logran: Yaracuy.

Comenzaron en un garaje y fueron creciendo. Ahora, en un pequeño galpón, ordenado y señalizado, Del Cid explica los detalles de quien sabe su oficio y detalla las escalas de esta cerveza artesanal que tiene cuatro variantes: una Blonde Ale, una negra tipo stout, una ámbar, estilo belga, y otra roja, tipo Ipa. Allí las elaboran en los equipos de acero elaborados por la familia para ese destino cervecero. ¨Tenemos cuatro tipos de cervezas básicas pero bien hechas¨, comparte Del Cid.

El vínculo con la región no es sólo porque allí se elabore. Algo clave que destaca de su cerveza es que usa agua de manantial de San Felipe. Otro distingo es que asume el proceso con la paciencia debida. Sus cervezas, explica, luego de que fermentan en tanques, pasan al sosiego de un cuarto de frío durante 21 días, para que esos sabores se estabilicen. 

Gracias a su empeño ha logrado estar en 30 restaurante en Caracas. Pero ahora quiere poner el foco en ofrecerla también en sifón para eventos. ¨Mi intención es crecer y ser grande. También fabricar a otros¨, dice quien no solo la elabora. También la ofrece en los eventos como Oktoberfest este mes.

En Instagram: @cervezayaracuy.

Categorías
Cacao y chocolate Destacados Novedades Productos

Tabletas de chocolate venezolano que apoyan a emprendedoras

Por Rosanna Di Turi @Rosannadituri  

A través del chocolate se pueden temperar y saborear historias con propósito social. La asociación civil Trabajo y Persona, liderada por Alejandro Marius, tiene entre los programas consagrados a reivindicar el trabajo uno que forma emprendedoras de ese producto en todo el país. La iniciativa, tejida con chocolateros venezolanos, ya suma 700 laboriosas trabajadoras.

En apoyo a esa dinámica se han ideado propuestas de cacao que suman buenas voluntades para que la causa siga su ambicioso camino. Todo comenzó en 2014 con la Colección de Bombones San Benito, creada en alianza con Kakao de María Fernanda Di Giacobbe, ideada para ventas corporativas. A ella le seguiría la primera tableta de la Colección San Juan en 2016, junto a Giovanni Conversi de Mantuano chocolate.

El pasado 23 de junio se renovó esta colección con tres nuevas tabletas, que son una buena conjunción: elaboradas en el taller de Mantuano Chocolate en Los Chorros, con el apoyo de emprendedoras que se forman en esas faenas, tienen de base chocolate 60% confeccionado con cacao del Sur del Lago que ofrece Franceschi. Los diseños de los empaques, al igual que en la primera tableta, son de Gabriela Valladares de la marca Papusa.

Una de las tabletas tiene granos de café, elegido y tostado por Pietro Carbone de Carbone Espresso. Otra tiene sal marina. Y la tercera, nueces, como en la primera colección. Quienes las adquieren apoyan esta iniciativa que apuesta por el trabajo con el chocolate venezolano como camino de progreso.

*Se conseguirán en lugares como Siete al cubo en Los Galpones de Los Chorros. En Instagram: @trabajoypersona

 

 

 

Categorías
Destacados Novedades Productos

Las propuestas saludables de la nueva línea E-Happy

Por Rosanna Di Turi @Rosannadituri 

Frutos del Amazonas como la manaca, el copoazú o el túpiro ahora son parte de una nueva propuesta: la línea eHappy, ideada por Alicia García, quien creara hace 12 años Evolution Energy, un centro que comenzó con pilates y continuó con otras ofertas. “Nuestro cuerpo es energía y es en parte resultado de lo que comemos. Tenemos la oportunidad de crear buenos hábitos para incrementar ese vigor”, dice quien le dio un giro a su vida tras superar un cáncer de colon.

En el repertorio de esta línea ya suman 80 opciones, entre jugos, granolas y platos listos en cuyas recetas participó el chef Chucho Rojas, para que además de nutritivas fueran gustosas.

En las propuestas combinan vegetales y frutas conocidas con otras de uso menos frecuente, como las amazónicas, o incluso ingredientes cercanos pero obviados, con probadas propiedades beneficiosas, como la pira, yerba Caracas o bledo que puebla la capital y era aprovechada por los indígenas antes de la Colonia. Ellos la utilizan, por ejemplo, en una granola combinada con avena, moringa, ajonjolí y coco, entre otros ingredientes.

Con la misma filosofía elaboran smoothies en los que combinan manaca, túpiro o copoazú con cambur, miel o avena. En platos listos destacan las cachapas de manaca o de pijiguao. También tienen sopas y jugos que son parte de un programa de desintoxicación, que puede ser de un día hasta 21, de acuerdo con la disposición de quien lo elija.

*La línea eHappy la ofrecen en Evolution Energy, localizado en el centro comercial Galerías Los Naranjos, calle El Paují, piso 3, oficina 95, Los Naranjos. Próximamente estarán en el spa Corpus Menti, en la Hacienda La Trinidad. En Instagram: @Ehappyplanet

Categorías
Destacados Novedades Productos

La buena historia de emprendimiento tras las salsas picantes Margarito

Por Rosanna Di Turi @Rosannadituri

Fotografía Javier Volcán @jdvolcan

En 2010, a los 60 años de edad y con una carrera hecha en hotelería, José Francisco Huizi comenzó una nueva historia a partir de una planta de ají chirel que tenía en el patio de su casa, en la isla de Margarita. “Yo elaboraba picantes, y un amigo me preguntó por qué no los hacía para vender”. Huizi tomó la sugerencia en serio. Comenzó a preguntarse cómo lograr un picante que no abrasara el paladar, sino que otorgara gusto a los platos. “Quería uno con cuerpo, que no picara tanto, que diera sabor y un toque picante a las comidas”.

Así, este margariteño por adopción empezó a experimentar con ajíes y recetas hasta dar con la que buscaba. “Comencé con chirel, luego probé con jalapeño y también con rocoto”. Al final se quedó con el tercero. En la cocina de su casa y con botellas recicladas creo la receta de Salsa Margarito, que se estrenó en un bodegón. Allí se inició el nuevo itinerario de Huizi, que tiempo después se sumó al diplomado para emprendedores de la Universidad Corporativa de Sigo. La receta gustó y simultáneamente ideó etiquetas.

Pronto estuvo también en los anaqueles de cadenas de la isla, como Sigo y Rattan. Preparaba al mes 1.200 botellas de salsa y se encargaba de todo el proceso, incluyendo el etiquetado, la distribución y la visita a los puntos de venta para escuchar a los clientes. “Betty, mi esposa, decía que me veía cansado, pero me daba satisfacción hacerlo y siempre le respondía: Voy a seguir”.

Hace dos años se propuso dar un salto más grande y lograr que las recetas se elaboraran de forma semi industrial. Su yerno se sumó al emprendimiento y se produjo un cambio de imagen de la mano de Astrid Colet, comunicadora y también de la familia. En enero de este año, superando lo adverso, empezó a elaborar las salsas fieles a su receta en una planta de Cagua. Y pronto comienzan a estrenarse en cadenas como Plaza´s, Excelsior y Locatel, que se suman a los puntos que tienen en la isla y en tierra firme. También acaban de estrenar un picante más suave, con la base del rocoto y el agregado de auyama.

El camino, sin duda, no ha sido fácil. Pero Huizi dista mucho de quejarse. “La vida me cambió por completo y para bien. Margarito es una bendición”. A eso le suma su convicción: “Hay que seguir. Este es un trabajo de hormiguita y a la gente le gusta el picante. Es algo bien hecho en Venezuela. Para ser emprendedor lo importante es nunca decaer, siempre seguir hacia adelante. Si consigues una pared, darle la vuelta y seguir”.

En Instagram @salsas_margarito

Categorías
Artesanos Destacados Novedades Productos

Las vajillas en gres logradas por Miku cerámicas en Mérida

Por Rosanna Di Turi @Rosannadituri

Fotografía: Cortesía @mikuceramicas

Keyla Tores y Darwin Molina son merideños, diseñadores industriales de formación y profesores en la Universidad de los Andes. En 2008, cuando cerraron su estudio de diseño, el último proyecto concentrado en cerámica les mostró un camino nuevo. “Comenzó nuestro interés por aprender. Decidimos buscar ayuda y conseguimos a un maestro que nos contagió con su entusiasmo, Gilbert Díaz, que tiene 20 años dando clases en la ULA”, comparte Torres.

Así moldearon su nuevo oficio a fuego lento. “Tomamos clases de cerámica por cuatro años. Y en 2012 empezamos a hacer nuestras piezas. Pasamos dos años desarrollando esa propuesta”.

En el proceso aprendieron la esmerada técnica oriental del rakú y los secretos del gres. Cuando la crisis los había llevado a pensar en la posibilidad de emigrar, llegó un pedido providencial. El joven chef Karlos Ponte, merideño radicado en Dinamarca, les encomendó la vajilla de su restaurante Taller, localizado en Copenhague.

Allí comenzaría una escala ascendente de buenos logros. “De allí en adelante ha sido una locura. Abrimos nuestro taller Miku Cerámica en la sala de la casa, y cuando ya no cabía lo mudamos a otro lugar”.

Luego llegarían las peticiones de chefs como Carlos García, que les encomendó la vajilla de Alto restaurante; Víctor Moreno, que encargó la de Moreno. También idearon los platos de Santo Bokado, algunas tazas de Franca, en Caracas, y las del restaurante La Era, en Mérida.

“Todos quieren algo especial. Ahora tenemos tres tipos de pedido: uno, en el que el chef es coautor de la vajilla según lo que busca; otro, en la que le adaptamos el repertorio que tenemos quizá con texturas; y el tercero, que son las piezas que hemos desarrollado”.

En sus faenas saben el significado de estas propuestas. “Tienen el valor de lo hecho a mano e influye en el discurso gastronómico, que se complementa con los platos y hace una diferencia”. Para encargarlos hacen una entrevista previa. “Hay gente que tiene claro lo que quiere. Otras no tanto y los orientamos para que quede una propuesta coherente”.

Las piezas son todas en gres, logradas en el torno. En el camino celebran este hallazgo. “La cerámica nos cambió la vida. Ahora giramos alrededor de esta pasión. Lo que hemos logrado en este oficio nos llena de gratificación”.

 

En Instagram están como @mikuceraminas. Su mail: ceramicasmiku@gmail.com

Categorías
Cacao y chocolate Destacados Novedades Productos

La tenacidad de Chocolates El Rey

Por Rosanna Di Turi @Rosannadituri

El día de 1973 que Jorge Redmond  firmó la compra de parte de Chocolates El Rey se enteró de una anécdota particular: su bisabuelo don Pius Schlageter era quien figuraba como el monarca en las primeras etiquetas que identificaban ese producto. Resulta que en 1929, cuando José Rafael Zozaya y su suegro Carmelo Tuozzo decidieron establecer en Caracas esta fábrica, necesitaban 14.000 bolívares para culminar el negocio. Schlageter, quien fuera dueño de la primera imprenta del país, les prestó el dinero necesario. Y los fundadores, tras pagarle la deuda, retribuyeron aquel acto colocando el rostro del benefactor como el monarca de su producto más emblemático.

Jorge Redmond Schlageter recuerda con gusto la anécdota, mientras en su oficina aguarda el retrato de su bisabuelo. Ese gesto de generosidad permitió que esta relevante marca surgiera para ser perdurable. “El Rey tiene 89 años. Nos dimos cuenta de que los 90 vienen pronto. Y seguimos al pie del cañón”.

Lo dice con la convicción de quien lidera la empresa emblema de chocolates venezolanos, que ha superado muchos avatares y continúa adelante. Por ello, aunque sean tiempos complejos, tiene buenas noticias. “En junio vamos a estrenar en Lara una planta de procesamiento, que logramos financiar con las exportaciones. Allí vamos a tostar el cacao. Será otra etapa de crecimiento. Tenemos planes de lograr de 10 a 15 nuevos  productos, entre ellos un polvo de cacao oscuro para profesionales”.

A eso se suma la posibilidad de que este año también adquieran plantaciones. “Con un proyecto que estamos terminando de 500 hectáreas de cacao podremos resolver la calidad de los procesos agrícolas. Allí cerraríamos el círculo de producción”, afirma, quien se afianza en la certeza de que Venezuela saldrá adelante. “Soy optimista, y en la reconstrucción del país estaré de primero en la fila”.

En Instagram están como @chocolateselrey

Categorías
Destacados Novedades Productos

La nueva imagen de Tequeños Las Tías

Rosanna Di Turi @Rosannadituri 

Hay quienes avanzan desde la certeza en el porvenir que se anhela para
este país. “Nosotras queremos estar listas para la Venezuela que vamos
a construir entre todos”, afirma Eva Carrera, que junto a Lily Rojas
Carrera lleva una empresa familiar que se agradece: Tequeños Las Tías,
que acab de cumplir 22 años.

Eva Carrera y Lily Rojas Carrera de Tequeños Las Tías. Fotografía Rosanna Di Turi gastronomiaenvenezuela.com

Por ello, durante un año remodelaron su fábrica, localizada en el centro comercial San Luis que estrenó nueva apariencia. “Ahora el proceso de producción es más fluido y tenemos capacidad para elaborar el doble”, comparten quienes hace dos décadas comenzaron con la propuesta que las caracteriza con masa de hojaldre. “Un tequeño nuestro tarda cinco días en estar listo”. En sus dominios, la masa amerita los esmeros de esta receta, mientras al final del proceso varias mujeres, diestras en la faena, envuelven manualmente cada tequeño para que quede sellado hasta su destino.

En esta renovada etapa estrenan imagen, encarnada por tres tías que simbolizan cada uno de sus tipos de tequeños: los clásicos, los de chocolate y los de guayaba con queso. También este año reabren su tienda en San Luis. Así continúan con renovado aliento la iniciativa que comenzó hace más de dos décadas, cuando a Eva y su tía Lily les pidieron los tequeños para una fiesta en un parque y como las opciones que había en el mercado no las convencieron, ingeniaron los suyos. “La niña de aquella primera fiesta de cumpleaños vino el año pasado a buscar los tequeños para su boda”, cuentan. Ellas siguen multiplicando el pasapalo más emblemático de este país para felicidad de muchos.

Tequeños Las Tías. Fotografías Rosanna Di Turi gastronomiaenvenezuela.com

*En Instagram: @tequenoslastias. La tienda está en el centro comercial
San Luis, El Cafetal, Caracas.

Categorías
Artesanos Destacados Productos

La propuesta de las nuevas cervezas Aldarra

Por Rosanna Di Turi (@Rosannadituri)

Las cervezas con espíritu artesanal consiguen en el país nuevos fieles que apuestan por ellas. Tres abogados -Álvaro Lusinchi y los hermanos Daniel y Ramiro Sierralta- convirtieron su gusto por esta bebida en un emprendimiento en el que trabajaron año y medio antes de su reciente estreno a finales de 2017.

Las llamaron Aldarra, las elaboran en una planta en Guatire y buscaron al joven maestro cervecero Gabriel Albahaca para formularlas y reivindicar su esencia artesanal, aunque estrenaron la empresa con dimensiones mayores que quienes lo hacen en la trastienda de la casa.

Comenzaron con dos propuestas distintas con bautismos que dejan claro su elaboración local con recetas foráneas. Su Mantuana es una Blonde Ale: ¨Es una cerveza de fermentación alta con cuerpo ligero, color dorado y aromas frutales. Su moderado amargor y largo final permiten armonizar con una amplia gama de platos¨, la describen.

Por su parte, la que bautizaron Mestiza tiene una personalidad distinta. “Es una EfeWeize, elaborada con trigo y cebada, se mantiene fiel a la receta bávara. Tiene cuerpo medio, con vigor en boca, nariz cítrica y una vivaz efervescencia¨, la presentan.

Desde ya planean elaborar una tercera opción a la que llamaran Mulata. “En las artesanales predomina lo local y esta es una cerveza hecha en Caracas para los caraqueños”, explican sus artífices.

*En las redes están como @cervezaaldarra y se consiguen en lugares como Licoteca en La Castellana y en restaurantes como Moreno, La Casa Bistró, La Esquina y El Mesón de Andrés, también en Caracas.

 

Categorías
Artesanos Destacados Novedades Productos

La renovación de Las Tías

Rosanna Di Turi @Rosannadituri 

 

 

Hay quienes avanzan desde la certeza en el porvenir que se anhela para
este país. “Nosotras queremos estar listas para la Venezuela que vamos
a construir entre todos”, afirma Eva Carrera, que junto a Lily Rojas
Carrera lleva una empresa familiar que se agradece: Tequeños Las Tías,
que este año cumplirá 22 años.

Eva Carrera y Lily Rojas Carrera de Tequeños Las Tías. Fotografía Rosanna Di Turi gastronomiaenvenezuela.com

Por ello, desde hace más de 12 meses comenzaron a remodelar su fábrica, localizada en el centro comercial San Luis que acaba de estrenar apariencia. “Ahora el proceso de producción es más fluido y tenemos capacidad para elaborar el doble”, comparten, quienes hace dos décadas comenzaron con la propuesta que las caracteriza con masa de hojaldre. “Un tequeño nuestro tarda cinco días en estar listo”. En sus dominios, la masa amerita los esmeros de esta receta, mientras al final del proceso varias mujeres, diestras en la faena, envuelven manualmente cada tequeño para que quede sellado hasta su destino.

En esta renovada etapa estrenan imagen, encarnada por tres tías que simbolizan cada uno de sus tipos de tequeños: los clásicos, los de chocolate y los de guayaba con queso. También reabren su tienda en San Luis. Así continúan con renovado aliento la iniciativa
que comenzó hace más de dos décadas, cuando a Eva y su tía Lily les pidieron los tequeños para una fiesta en un parque y como las opciones que había en el mercado no las convencieron, ingeniaron los suyos. “La niña de aquella primera fiesta de cumpleaños
vino el año pasado a buscar los tequeños para su boda”, cuentan. Ellas siguen multiplicando el pasapalo más emblemático de este país para felicidad de muchos, a un ritmo de 20.000 diarios.

Tequeños Las Tías. Fotografías Rosanna Di Turi gastronomiaenvenezuela.com

*En Instagram: @tequenoslastias. La tienda está en el centro comercial
San Luis, El Cafetal, Caracas.

Categorías
Artesanos Cacao y chocolate Destacados Novedades Productos

Chocolates Herencia Divina, del grano a la barra

Por Rosanna Di Turi (@Rosannadituri)

Fotografía Javier Volcán (@jdvolcan)

Los creadores de Herencia divina. Fotografía Javier Volcán. gastronomiaenvenezuela.com

¨El chocolate es mi vida. Yo quiero seguir trabajando con ese tesoro que es el cacao venezolano», cuenta desde el convencimiento Miguel Rodríguez a sus 28 años.

En su cocina, una pequeña máquina Premier va conchando el chocolate hasta dar con la textura precisa. Allí, los granos que llegaron de Barlovento se traducirán en una barra con el sello de Herencia divina.

En enero de este 2016, Miguel y parte de su familia comenzaron a ofrecer estos chocolates hechos desde el grano (Bean to bar) y nueve meses después tienen seis tabletas distintas, que se concentran en cacaos de varios lugares de Venezuela y cuentan en sabores parte de la diversidad posible en este país con la variedad de cacaos finos más amplia del planeta.

Miguel hizo un curso de chocolatería con su hermana Andrea en KKO Real y con una máquina casera adaptada propusieron sus primeras tabletas. El joven chocolatero también ganó el primer lugar en un concurso de pastelería de esa marca y mereció un curso de tres días en la Chocolate Academy en Barcelona, España. En México hizo otro curso junto al chocolatero José Ramón Castillo.

En el chocolate felizmente han coincido los anhelos de varios miembros de la familia que se habían decantado por la cocina. En este emprendimiento está su hermana Andrea, que había estudiado pastelería. También Miguel Rodríguez padre, quien fuera pastelero y Omar Ramos, un primo que procura el contacto con sus productores.

Antes de lograr sus barras se fueron a distintas zonas productoras. Y los granos que eligen pasan por el necesario trabajo post cosecha. “Para este tipo de chocolates necesitamos que fermenten y sequen bien el cacao. Y por ello pagamos más”, cuenta Miguel. Y aunque comenzaron con una maquinita casera, ya invirtieron en una pequeña de conchado Premier y una máquina CocoaTown.

En su emprendimiento tienen una barra de Chuao gracias a una alianza con las artesanas de ese emblemático pueblo. Cuentan con una de granos de Macuare en Miranda y otra con Urama de Carabobo. También de Santa Isabel de Río Caribe y otra bautizada Sabores de mi tierra con un blend de granos de Sur del lago, Chuao y Río Caribe. Incluso preparan una tableta en alianza con Cacao de Origen con cacao del Sur del lago. Y otra en honor de la señora Petra, reconocida por su trabajo en el cacao de Barlovento.

«En el mundo del chocolate todos te quieren ayudar y son sumamente abiertos», cuenta Andrea para reafirmar esta elección a la que dedican todos sus esmeros.

El embeleso de esta familia felizmente está dando buenos chocolates que se celebran.

*Los chocolates Herencia Divina se consiguen en lugares como Tarros en el Mercado de Chacao, Sigo en la isla de Margarita, en el aeropuerto internacional de Maiquetía y en Gallina linda de San Antonio de Los Altos. En Instagram: @chocolateriaHd

Categorías
Destacados Novedades Productos Vinos

Viaje a los viñedos de Pomar en Lara

Por Rosanna Di Turi (@Rosannadituri)

Guillermo Vargas, enólogo asesor de Bodegas Pomar, recorre el verdor de los viñedos de Altagracia en Lara y recuerda con claridad cómo, hace 30 años, esas tierras eran similares a las vecinas: el árido dominio de cujíes, cardones y tunas.

Ahora, en 110 hectáreas, prosperan nueve de las 12 cepas que se adaptaron con más soltura a la novedad del trópico. En ese entonces, Vargas y el equipo de Bodegas experimentaron con 36 variedades. Entonces era una apuesta arriesgada. “No había en ese momento viñedos comerciales en el trópico. Existían unos experimentales en la India. Pocos creían en esto”.

Tres décadas después confirman que ese sueño, aunque parecía improbable, es una gustosa realidad. La apuesta inicial la Empresas Polar y Casa Martell de Francia. Pero esta última luego se retiró. Vargas puso en práctica allí sus tesis de enología en Madrid, donde precisamente estudiaba la posibilidad de sembrar esas tierras de Altagracia con vides para el vino.

Allí prosperan las cepas para sus cinco espumosos hechos con el método champenoise ideado en la gélida Champagne, pero en este caso replicado en las bodegas que aguardan en las cálidas inmediaciones de Carora. También sus vinos Terracota, varietales crianza y los reserva. Incluso el vino para consagrar Eclesia, un blanco moscatel elaborado bajo las indicaciones de la iglesia. Esas uvas, más las que crecen con productores independientes apoyados por ellos en Zulia y Lara, sirven para además para elaborar la sangría caroreña que se reproduce para calmar la sed que despertó desde su creación en el 2002.

Desde hace siete años Vargas es el enólogo asesor de los vinos que ahora están a cargo del joven de 32 años Pedro Carrasco, quien a finales de 2012, se fue a estudiar enología en Chile tras trabajar desde el 2006 en la bodega. Mientras muestra el lugar donde elaboran blancos y tintos, cuenta que ahora los vinos son del primer prensado de las uvas. “La tendencia es que conserven su frescura y frutosidad. Y en los tintos, maceramos antes de fermentar, para lograr más color aunque no tanta tanicidad”.

Desde que Vargas se “jubiló” hace siete años, descorchó una activa e incansable agenda con Club Pomar. Esa propuesta, liderada por María Isabel Willson y ya con cuatro sedes en todo el país, el enólogo oficia cursos y lidera las visitas. Las mismas que comenzaron temprano en la bodega, en 1992, para dar a conocer ese prodigio en el que pocos creían. Y si bien las rutas más conocidas son las de vendimia, en realidad durante todo el año tienen una vital agenda de recorridos para distintos gustos.

Allí, recuerda Rosángela Hernández, amable y dispuesta organizadora de estas agendas, reciben más de 1200 personas al año. «La ruta de la uva, por ejemplo, no solo muestra la bodega, donde compartimos una cena con un chef venezolano. Al día siguiente recorremos Carora, mostramos lo que hacen sus emprendedoras, su arquitectura y el trabajo de la orquesta juvenil. Es conmovedor”. Se suma el recorrido en bicicleta de 15 kilómetros en viñedos, con visita a la bodega. Todos aportan el buen sabor de un logro tenaz que se agradece.

Fotografía cortesía Bodegas Pomar

 

Categorías
Destacados Novedades Productos Vinos

Viaje a la tierra del malbec y a la apuesta de Bodegas Salentein

El 17 de abril se celebra el día del Malbec, la uva que llegó de Francia a tierras argentinas para transformarse en la cepa más emblemática de sus vinos. En este viaje a Mendoza se muestra la historia de Bodegas Salentein y cómo conquistaron el desierto. Su vino Portillo estará de promoción del 17 al 24 en varios restaurantes y tiendas de licores de Caracas a propósito de la fecha

Por Rosanna Di Turi (@Rosannadituri)

Quien llegue al Valle del Uco, en Mendoza, Argentina, tendrá ante sí una vista que conmueve: Un cristo abre los brazos ante el valle, que sortea su naturaleza desértica gracias a las aguas que bajan del deshielo, como una bendición, desde la Cordillera.

El tema del agua en Mendoza es asunto serio. Su escasez obliga a regularla con rigor, en una región que vive gracias a sus bien contados oasis. Por eso sorprende a manera de espejismo, cuando se llega a un lugar pleno de viñedos primero, un camino de álamos que se elevan al cielo y luego, una generosa posada rodeada de verdor.

Donde antes sólo había maleza, aguarda la Bodega Salentein de sobria belleza, plantada de manera respetuosa ante la imagen de la Cordillera. En sus dominios se levanta una galería que semeja una aparición. En medio del suelo árido estalla el espacio Killka, de discreta elegancia, que muestra una colección permanente de arte argentino contemporáneo digna de la visita. Allí también hay un restaurante donde preparan sus propuestas con lo que se da en la región.

Frente a la galería, se levanta un templo con la serenidad que inspira gratitud. Y al final del trayecto, aguarda una posada generosa, rodeada de viñedos, ideada para las selectas visitas que desean conocer los secretos de vino en manos del equipo de Salentein.

Hace 15 años este valle no tenía la secuencia de bodegas de ambiciones que ahora ostenta. En ese cambio, cuentan, fue clave la mirada de largo alcance del fundador de Salentein, un empresario holandés retirado que decidió dedicarse a elaborar vinos de alta gama, apostó por esa tierra contra todo pronóstico, compró viñedos que se extienden por 22 kilómetros y más de una década después, ve confirmadas sus intuiciones.

Salentein tiene la historia contundente de quien crece con vigor. El lugar fue una buena apuesta para su gruesa inversión. “Aquí los días son cálidos y permiten que la uva madure. Las noches son frescas, por lo que preservan el nivel de acidez y los aromas. Por eso conseguimos uvas de más color, excelente concentración y acidez natural”, explican.

Los viñedos tienen una particularidad: van desde 1.000 a 1.600 metros sobre el nivel del mar, y en esas gradaciones, ahora prosperan las uvas que pueden expresarse de manera distinta. El reto es conseguirles el mejor lugar según su personalidad.

Ahora, en bodegas como ésta, se esmeran por entender con más detenimiento qué dice la tierra. “El trabajo es identificar lotes distintos. Así como antes se habló de Argentina, luego de Mendoza, ahora se habla, por ejemplo, del Valle del Uco. Esa diferenciación además viene de pequeños viñedos. Micro terruños”, cuenta el veterano José Galante, quien durante 34 años fuera el enólogo de Catena Zapata, y desde 2010 está a cargo de los vinos Salentein.

Lo cuenta en una bodega de hermosura tan serena que recuerda a un templo. La misma que ha merecido reconocimientos planetarios por su propuesta arquitectónica.

Esas certezas que antes estaban sólo en el Viejo Mundo del vino, llegan al Nuevo, como el paso siguiente para diferenciarse. Mientras se escuche con más detenimiento la tierra propia, se podría brillar mejor afuera. “En los últimos años, en Argentina ha habido una evolución hacia vinos con caracteres más frutales. Antes eran oxidados. Con mucho roble. Ha influido el conocimiento del viñedo. Eso le da una clara diferencia a los vinos, para darle un origen”, dice Galante.

Ya decir Malbec argentino no basta. Ahora lleva el apellido de su región porque se entiende que allí, esa uva, en manos de esa bodega, tiene una expresión distintiva. Al final, en el vino también se confirma que los mejores hallazgos vienen de ver con detenimiento el terruño propio.

*Casa Oliveira que distribuye los vinos de Bodegas Salentein en el país preparó una promoción de su vino Portillo Malbec en varios restaurantes de Caracas, entre ellos, La Esquina Caracas, Taiko, Hotel Pestana. También en tiendas de licores como Licores Mundiales, Licoteca, Celicor boutique y Hieylic. En Ig están como @taninoswinenews

Categorías
Columnistas Destacados Novedades Pietro Carbone Productos

Aeropress en Venezuela

Por Pietro Carbone (@carboneespresso)

Los venezolanos tenemos gustos muy bien definidos por el café. Sabemos exactamente cómo nos gusta, en qué término y hasta la temperatura en la que deseamos se sirva. Sabemos bien cuando no es buen café y resentimos  bastante últimamente no conseguirlo fácilmente.

Le ponemos nombres peculiares: guayoyo, guayoyito, cerrero, colao, negrito; pero indudablemente, siempre defendemos un café tipo filtro y negro.

Tenemos tradición de buen café y esperamos que tras el momento histórico que vivimos, se logren cambios importantes y positivos para el café. Habemos muchos luchando por ello.

Me defino como terco, casi obstinado (y más cuando la causa es buena), y precisamente por mi terquedad, es que logramos traer a Venezuela una cafetera llamada Aeropress. Y digo terquedad, porque ni ellos creían posible traerlas a Venezuela por los graves problemas que tenemos.

Pues sí, llegaron, se agotaron y volvimos a traer, y producto de esta terquedad, hoy estamos siendo anfitriones del 1er Campeonato de Aeropress para Venezuela.

La Aeropress da un café tipo “guayoyo”, pero en realidad, siendo una simple pieza de plástico, honestamente da una de las mejores tazas que me he tomado en mi vida. Es muy versátil, ya que permite cambiar la cantidad y temperatura del agua, la cantidad y el grosor de la molienda del café, tiempo, etc. La idea es divertirse preparando café y eso, estamos seguros, lo estamos logrando.

La inventó en 1994 Adam Adler, en Los Angeles, quien por cierto trabajó varios años en Venezuela en el sur del Lago de Maracaibo en la industria petrolera, así que conoce nuestro gentilicio.

Literalmente la Aeropress es una jeringa de plástico, que hace presión entre el agua y el café y desarrolla unos aceites sublimes, que no he logrado ni con una extracción de espresso.

La fiebre que se ha desencadenado en todo el mundo por el uso de la Aeropress, ha llevado a que sus fabricantes Aerobie promuevan un Campeonato mundial, y por primera vez, Venezuela tendrá participación, aunque sea desde lejos.

En el evento hemos alcanzado cifras inesperadas, más de 30 inscritos, cosa que deja muy buen sabor en el mundo del café en Venezuela. Primero porque da a entender el gran interés por el café venezolano. Segundo, el espíritu jovial de la competencia, que motiva a seguir trabajando. Y tercero, los jueces de lujo que han aceptado formar parte de esta locura, Rosanna Di Turi, Vanessa Varradas y Merlin Gessen.

El jueves 28 de abril, se hará la competencia final en Franca Coffeecakes de Las Mercedes.

Lo que más nos satisfice de todo esto es que Venezuela figurará en un anuario que la gente de Aeropress imprimirá recopilando la actividad. Todo esto, producto de la terquedad.

En la competencia usaremos café de Caripe del Guacharo, Edo. Monagas. Más orgullosos todavía nos sentimos, ya que con estas propuestas, seguimos dignificando nuestro noble grano.

No pretendo que se desplace nuestro gentil guayoyo en colador, eso lo llevamos en el ADN, al lado de la arepa y sancocho. La idea es entrar en las tendencias mundiales del café, y seguir remando este barco, arrimarlo a buenos puertos y que de nuevo, inscribamos nuestro café en el Atlas Mundial.

Categorías
Artesanos Destacados Novedades Productos

Bombones que ayudan a cambiar vidas

Por Rosanna Di Turi (@Rosannadituri)

Nuris Molina tiene una pequeña panadería en La Playa, lugar alejado del mar a pesar de su nombre y apostado en las verdes cercanías de Bailadores en Mérida. Allí ha logrado que su familia se una a sus esmeros de proponer recetas como almojábanas. Ahora también hace bombones. También Xiomara Vivas, merideña que se dedicaba a las manualidades y un día vio un papelito que invitaba a un curso gratuito de bombonería.

En esa región de absoluto verdor, conocida más por sus hortalizas, desde diciembre de 2014 hay 45 mujeres que cuentan con la posibilidad de un nuevo oficio a través de los bombones. Los aprendieron a hacer gracias a la iniciativa de Trabajo y Personas, asociación civil liderada por Alejandro Marius que ofrece herramientas para el trabajo y el emprendimiento a quienes más lo necesitan. De las 600 chocolateras que han formado, más de 40 se encuentran en Bailadores.

Allí, gracias a la recomendación de monseñor Baltazar Porras, consiguieron un aliado de excepción: el entusiasta padre Edduar Molina que llegó a esa región como un torbellino de buena energía. Desde que Marius tocó su puerta comenzó a ver desde el púlpito quiénes podrían anotarse en los cursos. También comenzó con el necesario mercadeo. “Comenzamos a proponer que sean los recuerdos de primeras comuniones y bautizos”. En su parroquia, un espacio se transformó en el futuro laboratorio escuela, donde las nuevas chocolateras tendrán un área para trabajar y seguir aprendiendo.

Este miércoles 4 hicieron una cata de chocolates en el vital espacio del ImpacHub en Caracas para apoyar la concreció de ese laboratorio, justo y necesario, para que quienes se forman en este oficio pueda ejercerlo y generar propuestas sustentables. En esta cata Marius contó la experiencia de su asociación que cree en la formacion para el trabajo como motor para activar el anhelado progreso, el padre Molina, quien llegó de Bailadores compartió, con su carisma característico, esta buena experiencia de chocolate. Cladia Fraceschi de Chocolates Fraceschi y Bernardo Machado de Cacao de origen dieron una gustosa cátedra de chocolates. Y dos emprendedoras de Guatire, Adriana y Verónica, contaron como este oficio les ha ofrecido una ventana a una vida más autónoma y dieron a probar sus bombones, de calidad impecable.

“Sueño con un pueblo de emprendedores que se sienta orgulloso de trabajar el chocolate de esta tierra”, dice Molina, a quien ahora le llaman el padre chocolatero. En ese lugar de excepción se confirma por qué el chocolate bien trabajado puede ser motor de orgullo y progreso.

*La idea de Trabajo y Personas es crear una colección de bombones en Bailadores llamada San Isidro y que cada núcleo de emprendedoras cuente con su laboratorio, vínculos con la universidad para mejoras académicas y su propia colección de bombones. En Twitter e Instagram: @trabajoypersonas

*Actualmente cuentan y ofrecen la Colección de bombones San Benito que elaboran las emprendedoras de chocolate formadas por Trabajo y personas en alianza con Cacao de Origen. Estas cajas las ofrecen como posible regalo corporativo y da la posibilidad de ponerle el logo de la empresa. También las ofrecen al detal en Cacao de origen de La Hacienda La Trinidad. Lo que se recauda con ellas es a beneficio de este buen proyecto.

Categorías
Artesanos Destacados Productos

Apuesta por el cocuy de Lara

Por Rosanna Di Turi (@RosannaDituri)

Fotografía Javier Volcán (Ig: @jdvolcan)

El padre de Cristóbal Sánchez le sugirió que no se dedicara a elaborar cocuy, pero algo en su historia lo invitó a desoír ese consejo.

Su bisabuelo y su abuelo lo elaboraban en el fundo Balsamal apostado en la vía a Carora donde se dedica a las mismas faenas. Desde que sus antecesores lo hacían hasta ahora es mucho lo que ha pasado con ese destilado artesanal que se obtiene gracias al Agave cocui trelease. «En los cincuenta una ley determinó que el cocuy debía añejarse dos años y los productores no tenían cómo. Por eso, muchos comenzaron a elaborarlo clandestinamente. Otros hicieron un aguardiente económico que solo tiene un pequeño porcentaje de agave y en su mayor parte viene de la melaza. De ahí vino la mala fama del cocuy».

Sánchez, ingeniero de profesión, volteó a esa herencia cuando la vida lo puso frente a una encrucijada laboral. «Yo tengo sangre cocuyera», concluye.

Estudió el tema, ideó sus propios alambiques y lo más importante: comenzó a cultivar la planta de agave que se estaba perdiendo. «Cuando empecé, en la zona solo quedaba una persona que sabía cortarla».

Así, retomó una tradición que amerita esmeros y mucha paciencia. «Para cosechar un agave hay que esperar entre 7 y 10 años». Se inició hace 14 años en estos afanes y ahora, dice, va viendo frutos de su historia. En sus dominios se encarga de sembrar estas plantas autóctonas de Venezuela, cosechar lo que será útil al futuro destilado, cocinarlas 8 días en un horno bajo tierra para luego fermentar el zumo y destilarlo. Ese alcohol le sirve de base para nueve variantes que tiene con su marca Balsamal, entre las que se cuenta una 100% agave, otra con 70% y reposado 6 meses y un tercero que es añejado con 50% agave: el resto es un destilado de azúcar refinada.

Para mostrar el valor de su propuesta se la ha presentado a sommeliers, cocineros y bartenders. Hoy su cocuy elaborado en Lara, si bien aún solo se consigue principalmente en Barquisimeto, ha hecho un buen camino para darse a conocer, mientras Sánchez sigue en su cruzada de recobrar el genuino cocuy en Lara.

*El Cocuy Balsamal de Cristóbal Sánchez se consigue en Instagram como @cocuybalsamal

Categorías
Artesanos Destacados Productos

Un espacio para el té

Por Rosanna Di Turi (@Rosannadituri)

Mirian Gómez y Adriana Moreno coincidieron en Rosario, Argentina en un curso que las formaba para sommeliers de té. Ambas llegaron allí desde Caracas, cada una con un plan distinto. Una, montar un local. Otra hacer bombones que se combinaran con té.

La vida les mostraría otra posibilidad que las mantiene unidas en el mismo propósito. En el 2011, cuando querían compartir lo aprendido, ofrecieron una cata de té verde en La Hacienda la Trinidad y el interés que descubrieron fue la génesis de Caracas Tea Company, una iniciativa que ha crecido al ritmo de su pasión.

En un pequeño local dentro de una casa en Los Palos Grandes que alberga tiendas y galerías, estas dos entusiastas del té, han multiplicado el saber por esta bebida. Comenzaron importando té en hebras de alta gama y ofreciéndolo a distribuidores. Luego crearon este espacio para ofrecerlo y servirlo, donde una pared alberga grandes envases que anuncian su distante proveniencia: El Gyokuro, el té más excelso de Japón, el delicado Darjeeling de la India, o el Quangzhom oolong de la India.

Mirian sabe cómo seducir a quien llega con dudas. Abre una de las latas, agita la tapa y sale el aroma que embelesa de inmediato. Allí tiene té puros y mezclas emblemáticas como el Earl Grey. “Lo mejor de Caracas es su diversidad. Tenemos un paladar refinado y es por ello que la variedad del té gusta”.

Dado la sed de aprendizaje que encontraron, decidieron crear su propia academia con cursos pensados para distintas apetencias. Tienen uno para quienes deseen montar una casa de té a algún negocio vinculado con la bebida. También idearon un diplomado de sommeliers de té, dónde sumaron lo que ellas aprendieron en distintos cursos, incluido la etiqueta del ritual. Y mensualmente idean encuentros temáticos que van desde la cata de un té especial hasta esta bebida como aliada de la meditación. “Queremos que la gente deje de asociar el té como remedio y descubra todo el placer que hay en su diversidad”. Quienes descubren sus posibilidades saben que está en lo cierto.

*Caracas Tea Company está en la 5ta transversal de Los Palos Grandes. Qta Camucha. Galería Punto de Arte. Teléfono 0212 2835180. Abren de martes a sábado de 10.00 am a 6:00 pm En las redes: @Caracasteaco.

Categorías
Artesanos Destacados Novedades Productos

Quesos con sello larense

Por Rosanna Di Turi

Lara es lugar de buenos quesos que se agradecen y celebran. En el repertorio de propuestas con leche de cabra, están los que ofrecen la familia D’Lima.

El papá Enrique, ofrece cursos de embutidos. El hijo y tocayo estudio cocina en el Instituto Culinario de Caracas. Ambos comenzaron hace dos años a elaborar quesos con su impronta. “Combinamos la manera de elaborar quesos del Valle de Quíbor con formas de madurar europeas”.

Utilizan leche de cabra de la región, la procesan de la manera tradicional en esa zona y luego los maduran entre uno y cuatro meses para lograr cuatro variantes a las que bautizan nombres vinculados a su tierra. “Tintorero es más picantoso. Las veras es madurado y ahumado de manera lenta y no invasiva” los presenta Enrique hijo.

El tercero es un estilo feta, a la usanza de los griegos pero hecho en Lara. También tiene uno a la manera del parmesano, con cuatro meses de madurado, que solo ofrecen rallado. “Son totalmente artesanales”. Y además con impronta familiar. Lo mejor es que manteniendo ese sello, han logrado una extendida distribución.

*Se consiguen en cadenas como Excelsior Gama, Plan Suarez y Rattan, entre otros.

Categorías
Destacados Novedades Productos

Helados con gusto criollo

Por Rosanna Di Turi

Hay ideas que comienzan con el ángel del buen gusto. Basta encontrarse con los helados que proponen Irina Pedroso, Mercedes Oropeza y Daniel Saldivia en el restaurante Amapola con el nombre de Heladería criolla La Principal, para entender que la propuesta entra con soltura en esta categoría.

Allí descartan los lugares comunes y apuestan por sabores con gusto venezolano: son helados de melchocha, frutas como la guayaba o Ponche crema. También Fior di latte con leche de búfala. Pero el guiño mayor viene en los toppings. Postres de estirpe venezolana se convierten en miniaturas para coronar los helados: coquitos de colores hechos por Oropeza, garúa de catalina que traen de Lara, dulce de paleta a la usanza de Carora, trocitos de torta Bejarana que hacen con genuino pan de horno, los higos en almibar que prepara la insigne cocinera de Armando Scannone, Magdalena Salavarría, solo para ellos.

La idea surgió en una cena de Bodegas Pomar, donde la propuesta mostró el apetito que despertaba. En Un Día de Mercado de Venezuela Gastronómica confirmaron lo mucho que gustaban.  Ahora tienen dos máquinas de helados en las que coincidieron varios azares y buenas voluntades y una esquina del restaurante dedicada a esta heladería con personalidad propia. “Yo estoy sorprendida. Encantan. Hay quienes los quieren con todos los toppings” se admira Oropeza. No solo los tendrán en el restaurante. También planean llevarlos quien lo requiera en sus fiestas.

*Los helados de La Principal se pueden encontrar en el Restaurante Amapola. Primera Avenida de Los Palos Grandes. Caracas. Teléfono: 0212-283.3680

Categorías
Artesanos Destacados Novedades Productos

Del cacao al chocolate Paria

Por Rosanna Di Turi

Fotografía Javier Volcán

El verdor de Paria, cerca de Río Caribe, hace un brevísimo paréntesis en una casona que anuncia su alma de cacao. En la Hacienda Bukare, apostada en Chacaracual, se elaboran los Chocolates Paria y es posible conocer cómo se logra esta delicia desde el mismo grano que allí se siembra.

Alida Quintero, menuda e incansable, con el acento que delata su origen en los Andes y madre de la ex Miss Venezuela Irene Esser, va contando cómo los granos que cosechan y los que reciben de otros productores se transforman allí en el chocolate artesanal que multiplican en distintas tabletas. El cacao Río Caribe de la zona lo tuestan en sus dominios, lo liberan de sus cáscaras y pasa a la máquina que allí mismo, al calor y movimiento durante 10 horas, lo convierte en esa pasta espesa llamada licor de cacao que luego será chocolate, con distintos porcentajes de cacao.

“Este ha sido un proyecto de vida y uno va evolucionando todos los días”, confía Quintero de esta iniciativa que ahora lleva con sus hijos. Al principio, la familia compró la casa con miras a que fuera una posada. Ya que esa casona tradicional estaba en una hacienda cacaotera, comenzaron a entender esa maravilla que los rodeaba. En algún momento se hicieron la ineludible pregunta: “Si tenemos el mejor cacao, ¿porqué no hacemos chocolate?”. A fuerza de ensayo y error, comenzaron a elaborar sus chocolates que lanzaron en el 2006.

En sus dominios, además, quienes desean conocer el proceso desde el grano hasta el chocolate pueden hacerlo en sus toures guiados en lo que llaman el museo del cacao. “Ha venido gente de Inglaterra, Francia y Bélgica a ver la plantación y probar el chocolate”. Al final, o al principio, está la tienda donde aguardan sus tabletas que parten desde 100% de cacao a 50%. También otra con tres especias, una con Stevia y otra con nibs de cacao.
*Los chocolates Paria se consiguen en lugares como Cacao de Origen en La Trinidad, Supermercados Excelsior Gama, Centro Cacao en el Aeropuerto de Maiquetía. Twitter: @chocolateparia

*Están ubicados en Chacaracual, entre Río Caribe y Playa Medina en Paria. Abren de 9:00 am a 4.00 pm, de lunes a sábado. Teléfono: 0416 2826027.