Categorías
Novedades y Eventos Productos

El sabor de los golfeados

Hay sabores que a los venezolanos nos remiten, sin escalas, a algún lugar entreñable en la memoria. Para muchos caraqueños los golfeados pueden entrar en esa dulce categoría. Un sabor que une, sin distingos, a quienes agradecen esa conjunción de papelón y queso blanco en un bocado que se agradece suave, recién hecho y cálido. Durante años hubo una ruta cierta para ubicarlos en lugares tan disímiles como Los Teques o El Junquito. Por fortuna, a los que lugares que los ofrecen y permanecen se han sumado quienes creen en esta receta y apuestan por su rescate.

Juan Carlos Bruzual, a cargo del Iepan, es un defensor perenne de esta receta en la que se da ese matrimonio, con gusto venezolano, entre el dulce y lo salado. Tanto, que a sus golfeados melosos les abrió una cuenta en Facebook y Twitter con sobrados seguidores. “Los golfeados habían desmejorado mucho y la gente los aprecia. Y lo cierto es que cuesta lo mismo hacerlos bien que hacerlos mal. Nosotros nos esmeramos en el horneado para que queden suaves”. Ellos elaboran de 60 a 80 por día. Rara vez quedan en las bandejas.

Hay quienes no han descansado en ofrecerlos desde hace décadas. En Sabana Grande, en Pan 900 para ser exactos, los elaboran desde hace 63 años, cuando comenzó esa panadería. Con la constancia de los tenaces, siguen preparando hasta 1000 golfeados al día, gracias a una receta que se mantiene desde sus inicios y que le debe su magia a misterios que no logran determinar. “Yo no sé si son las máquinas de hace 60 años, pero nosotros intentamos hacer una franquicia en otro lugar y costó mucho para que quedaran igual”, cuenta César Mortagua, a cargo del lugar. Ellos recrean una receta que, tras muchos años, ya nadie sabe cómo llegó a sus hornos.

Otros tienen menos tiempo en la cruzada, pero su buena apuesta les suma sobrados fieles. Cuando Antonio Gámez y Angel Rincón, ambos de Los Andes, decidieron estrenar Café Artesano en el centro de Caracas, apostaron por el buen café y buscaron un digno acompañante. Pensaron en el golfeado, recorrieron desde Macuto al Junquito y apostaron por los suyos: Con dos variedades de papelón, uno de Trujillo y otro de Mérida, queso blanco “tipo Carora” para el relleno y una suavidad que tiene que ver con la manera cómo fermentan la masa. “Es un fenómeno. Siempre se acaban”. Ellos los hornean cinco veces al día. Y a estas alturas ya hay quienes, en el centro de Caracas, tienen el reloj sintonizado con las horas en las que salen sus golfeados, suaves y tentadores.

En Petare hay quienes aseguran que de allí viene la receta original y se la atribuyen a los hermanos María y Vicente Duarte. Para seguir con la tradición, cercano al Museo de Arte Popular, los ofrecen en Los Golfiados de Petare. Por su parte, Don Goyo convirtió la receta en protagonista de sus cinco locales, que comenzaron con buen pie en 2003 y los siguen multiplicando. 

 

 

 

ArteSano Cafetería: Av. Urdaneta, entre Platanal y Desamparados. La Candelaria. Tel: 0212 5627826. Y en la Esquina de la Torre, cerca de la Plaza Bolívar. Caracas.  

 

Iepan: Calle Guaicaipuro Centro Comercial Metropolitano. Chacao: Teléfono: (0212) 415.53.33

 

Pan 900: Boulevard de Sabana Grande, al lado de City Market. Teléfono: 0212 7635161.

 

Don Goyo:  En el Nivel C1 del CCCt, C.c. Blandpin, Líder y en el Aeropuerto Simón Bolívar.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Por Rosanna Di Turi González

Periodista especializada en gastronomía, editora de esta página. Convencida de que nuestros sabores son un gustoso lugar de orgullo y encuentro para este gentilicio. Fue gerente editorial de la revista Todo en Domingo de El Nacional y autora de los libros ABC del Vino, Ron de Venezuela y El legado de Don Armando. Twitter: @Rosannadituri

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recipe Rating




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.