Categorías
Emprendedores y Artesanos Rosanna Di Turi

Arepas de maíz pilado con gustosa historia

El chef Edgardo Morales ofrece deliciosas arepas de distintos sabores, sus rellenos y picantes a domicilio en Caracas con La Sifrina

Tequeños de Chistorra

La versatilidad de las arepas siempre se agradece y es, felizmente, el corazón de distintos emprendimientos. “Ofrecemos  arepas 100 % maíz pilado. Comenzamos con cinco sabores que son Plain, Zanahoria-Cúrcuma, Espinaca-Albahaca, Remolacha y Semillas, (Chia-Linaza-Ajonjolí Tostado). La idea es ir incorporando más sabores. Tengo una larga lista de opciones que sé que pueden gustar porque ya las manejaba en Casa Veroes creada en 2005 en el centro de Caracas y son un tiro al piso como las de chicharrón, ají dulce y chorizo español”, comparte el chef Edgardo Morales.

Volver a vivir

La historia tiene largo aliento. «Empecé a pensar en esta idea en 2019 cuando vivía en República Dominicana donde estuve desde enero de 2016 hasta septiembre de 2019. Allá habían muchos Food Trucks de comida venezolana y los coterráneos consumían mucho arepas, cachapas, etc pero a los dominicanos les encantaban. Se volvían como locos. Además en Café Casa Veroes en el centro de Caracas yo ofrecía arepas con masas intervenidas como entrada y a la gente le gustaban muchísimo. No podían faltar las de chicharrón, morcilla entre otras.»

«Ya desde allí tenía el gusanito. Comencé a trabajar en logo y concepto en 2020, después de mi transplante. Salimos a la venta en marzo de 2021» comparte Morales quien en enero de 2019 fue diagnosticado de Mieloma Múltiple. “Me estaba tratando en República Dominicana pero me cancelaron la póliza de seguro en pleno tratamiento de quimioterapia, así que decidí regresar a Venezuela en el último trimestre del 2019  para continuar con mi tratamiento y hacerme mi transplante de médula osea. Todo ha salido bien gracias a la ayuda de las personas que me apoyaron, tanto  económica como emocionalmente. El  2 de febrero de 2020, día de La Candelaria, volví a nacer,  estoy mejorando cada día más”, comparte Morales y lo celebramos.

Chef Edgardo Morales
Chef Edgardo Morales

Rellenos a escoger

“En cuanto a los rellenos empezamos con los más seguros y puedo asegurar que como los nuestros no hay. Los míos evocan esa sazón que me ha caracterizado como cocinero ya que soy fiel a los ingredientes y recetas criollas que puse en práctica desde hace años en mi restaurante y que hizo que Café Casa Veroes fuese referencia en cocina caraqueña” comparte Morales.

“Arrancamos con cinco opciones de relleno que son Reina Pepiada (Puro aguacate, cero mayonesa), Carne Mechada (finamente picada seca),  Guiso Caraqueño (de cerdo con los 4 sabores presentes en la cocina caraqueña, ácido, dulce, picante y salado, Guiso de Cazón (es literalmente un viaje a Oriente) y Caraotas con Coco Refritas (no se cocinan con agua sino con leche de coco natural hecha en casa, además tiene un toque secreto, hojas de un árbol de Bayrhum que tengo en casa, hijo de uno que había en el jardín de la Casa Veroes. Las uso como las  hojas de Laurel. El aroma es increíble”, detalla Morales. La receptividad, comparte, “ha sido buena”.

“Este proyecto me ha llenado de mucha ilusión y ganas de vivir.  Me enfermé después de haber pasado por una época de mucho estrés donde mi autoestima desapareció y fuí víctima de estafa y engaños. Todo esto fue en la República Dominicana pero eso ya quedó atrás”, comparte Morales con honestidad.  “Arranque con La Sifrina, y cómo llegó la Pandemia el delivery es la mejor opción. Mi proyecto va mucho más allá pero por ahora lo manejaré así, desde la comodidad  y seguridad de mi casa a la de ustedes”, explica Morales.

Morales es Contador Público de la Universidad Santa María, pero su verdadera vocación está en las cocinas. Estudió en el Centro Venezolano de Capacitación Gastronómica (C.V.C.G.). Trabajó en varios restaurantes como Bar-Sí junto a Tomás Fernández y Magnum City Club. Trabajó como  chef privado de una familia de venezolanos en la ciudad de Miami Beach. “Regresé a Caracas y a partir de 2005 comencé a manejar mi propio restaurante junto a mi esposa, mi mamá y una cocinera. Así arrancamos el Café Casa Veroes con un menú pequeño de sánduches y ensaladas y después se convirtió en un restaurante de cocina venezolana donde realizamos festivales de cocina regional con chefs invitados”, detalla.

“La Sifrina es un concepto que funciona, por ahora, bajo la modalidad de delivery en Caracas .Ya veremos hacia dónde vamos. Sin duda quiero tener unos cuantos locales en ciertos puntos de la ciudad”, comparte.

Picantes infaltables

“Los picantes son mi adicción. En mi casa no se comía picante, tampoco se usaba pimienta. Es un gusto adquirido que me encanta. Siento que es como una adicción, siempre quieres más. Hay uno en particular que es la fórmula que desarrolle cuando tenía Café Casa Veroes. Nosotros lo ofrecíamos siempre a todos nuestros comensales  junto a la mantequilla y el casabe tostado. Es muy gustoso, no borra el paladar, es perfecto para coronar una Sifrina junto a cualquiera de nuestros rellenos.

Este lo hago un poco más bajo de picor porque mi idea es que la gente empiece a probarlo y sea una experiencia agradable, también hay una versión con suero. Más adelante sacaré una opción para gente grande, como yo, que toleramos más picor .Este picante es  sublime, esa es la palabra que mejor lo describe”, comparte el chef.

Este tipo de arepas no eran habituales en su infancia. “De pequeño no comía arepas de maíz pilado pero mi papá me cuenta que él en casa de su tía Candelaria, cuando pasaba temporadas de vacaciones en Ocumare del Tuy junto a ella,  era el encargado de pilar el maíz en un pilón enorme de madera que ella tenía en el patio de la casa” cuenta Morales “Esa anécdota es muy cómica porque él después quedaba con los brazos molidos de cansancio pero el premio era una arepa enorme, hecha en fogón de leña, del gran tamaño la cual se consumía como un pan, no se rellenaba, servía para acompañar todo lo que se ponía en la mesa, a su alrededor, queso, huevos, guisos, etc.

De grande comencé a probar varios tipos de arepas, no solo las de maíz pilado sino también las de maíz pelado. Es increíble la versatilidad del maíz y ese será el camino hacia donde  irá el concepto”, comparte Morales.

Su emprendimiento tiene sello familiar. “Mi ayudante predilecto es mi hijo menor, Ignacio Andrés, él es el niño sorpresa, llegó a nuestras vidas sin planificación alguna apenas nos mudamos  a República Dominicana. Es Morales al 1000 % .Mis padres y tíos lo ven y dicen que es como verme a mi de pequeño. Además es mi compañero en todo, sale a donde sea conmigo, me ayuda en el huerto, le encanta hacer cosas en la cocina conmigo, dice que va a ser chef y es el encargado de moler el maíz para las arepas.  Espero que no me metan preso por explotación a menores de edad pero él está siempre dispuesto a ayudarme. Es mi compañero”, comparte Morales y ya está en formación la generación de relevo.

En Instagram @la.sifrina

Tiene servicio a domicilio en Caracas.

Por Rosanna Di Turi González

Periodista especializada en gastronomía, editora de esta página. Convencida de que nuestros sabores son un gustoso lugar de orgullo y encuentro para este gentilicio. Fue gerente editorial de la revista Todo en Domingo de El Nacional y autora de los libros ABC del Vino, Ron de Venezuela y El legado de Don Armando. Twitter: @Rosannadituri

3 respuestas a «Arepas de maíz pilado con gustosa historia»

Interesante proyecto picantoso de actualidad; inspirador, refrescante y contagioso, que transmite verdadero optimismo. Especialmente bienvenido en medio de la tremenda crisis; que desde hace más de una año, sin ningún distingo, está haciendo estragos en la economía mundial, tanto entre nuevos negocios, como en los de larga tradición.
Van nuestras felicitaciones para Edgardo Morales y el valioso equipo que lo acompaña, en el emprendimiento de «La Sifrina» caraqueña.

Muy linda historia la del chef, y lo más importante es lo de su salud porque ya está completamente sano gracias a Dios y a su dedicación a sanarse, lo de las arepa con maíz pilado, es maravilloso, casi nadie las hace como el..saludos, bendiciones y éxitos, abrazos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.