Categorías
Guillermo Vargas Vinos

Iniciemos el año con Maridaje de ensaladas y vinos

Luego de Navidad es excelente idea comer más ligero sin sacrificar el gusto. Por ello las armonías entre ensaladas y vinos son una rica alternativa

Al principio del año, damos un descanso a los licores fuertes, a las hallacas, perniles y otros platos típicos, cargados de Navidad y calorías. Nos proponemos hacer ejercicio y consumir más vegetales para bajar esos kilitos de más. Es excelente momento para las ensaladas y vinos; aunque deberíamos consumirlas todo el año, son una opción gastronómica exquisita al momento de ingerir alimentos más saludables y balanceados.

Armonías a elegir

Maridar vinos y ensaladas puede ser difícil debido a la variedad de ingredientes, vegetales por lo general, sin cocción y aderezos ácidos. 

Debemos evitar alcachofas, espinacas, berros, rúgula y espárragos, porque no se llevan muy bien con el vino. También aderezos como el vinagre, porque su ácido acético perturba el equilibrio entre los taninos, el dulzor y acidez del vino. Se puede utilizar vinagre balsámico, en pequeñas cantidades u otro tipo de aderezos como el aceite de oliva, y salsas sin vinagre como el pesto.  

No obstante, como siempre les he comentado, la armonía entre vinos y comidas es personal, y lo importante es disfrutarla.

Aquí paso a sugerirles algunas opciones de ensaladas y vinos

Las ensaladas a base de lechuga en sus diversas especies, quizás con algunos frutos secos, son ideales y maridan bien con vinos rosados secos y abocados, así como blancos secos jóvenes de Chenin Blanc, Sauvignon y Pinot Griggio, entre otros.

Si agregamos piña, melón, manzana, pasas y quesos suaves, pueden equilibrar el exceso de acidez que aportan los aderezos; estos sabores dulces maridan muy bien con Frizzantes blancos y rosados.

Para las ensaladas griegas, con tomate, pepino, pimentón, aceitunas y queso feta, aderezadas con orégano y aceite oliva; así como para la típica ensalada César, con lechuga, queso parmesano, pan tostado y opcionalmente pollo, aderezada con mostaza y mayonesa, recomendamos un espumoso Brut Nature o Brut.  

La típica ensalada Capresse, va muy bien con blancos de Chardonnay, que resaltan con el tomate, la mozzarella y las notas aromáticas que aporta el aceite de oliva y la albahaca.

Me encanta la excelente ensalada italiana con poca rúgula, queso parmesano, bresáola, proscuitto crudo o jamón serrano; es una delicia maridarla con tintos Crianza, de cepas como Sangiovese, Barbera, Tempranillo, Syrah y Petit Verdot, entre otras.

Comer sano no está reñido con el gusto. Y lograr estos maridajes entre ensaladas y vinos lo demuestra.

Lea esta maravillosa nota de Guillermo Porqué es saludable tomar vino

Visita el Instagram de @guillermo.vargasg

Fotos tomadas de zonadevinos.es

Por Guillermo Vargas

Ingeniero agrónomo, máster en Viticultura y Enología, profesor universitario y catador Internacional es el enólogo que durante dos décadas y desde sus inicios estuvo a cargo de los vinos de Bodegas Pomar. Sigue allí como asesor y figura clave en los recorridos de @clubpomar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recipe Rating




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.