Categorías
Novedades y Eventos

Las historias tras el café de Franca

Hace seis años, César Ávila, el creador de Franca, hizo un curso de barismo en la Escuela Venezolana de Café de Paramaconi Acosta, que le cambió las perspectivas

Allí avizoró el complejo entramado necesario para obtener calidad en una buena taza de café. Hace seis años también comenzó Franca, que ya se multiplica en cuatro locales y donde el café ha sido tema medular. En tiempos en los que las regulaciones frenan la calidad y abundancia del grano venezolano, allí han podido hacer un camino propio para lograrlo. En él, ha sido esencial acercarse a los productores.

En una Hacienda de El Consejo, en Aragua, comenzó a entender parte de esa dinámica. “Me di cuenta de que están preparados para lograr buenos granos, pero si no reciben el pago justo, buscan atajos, que en la agricultura no pueden existir. Un buen café se logra solo gracias a un buen caficultor”. Allí empezaría su apuesta, de pagar más para exigir la calidad necesaria, en un trato cercano directamente con los productores. “La pequeña escala te permite lograr ciertas cosas. Cuando mejoras lo que les pagas comienzas a tener la calidad que buscas. Eso pasa también por dignificar su trabajo. Que se sientan orgullosos de lo que hacen. Si una pequeña empresa como nosotros lo puede hacer, otros también podrían intentarlo”.

Siguió con productores merideños y luego en Lara. El año pasado dio el paso siguiente: adquirió una hacienda de café en Caripe que cuenta con el centro de procesamiento poscosecha más importante de la región. Leo Arbonnet, el beneficiador, selecciona los granos gracias a su veteranía y Ávila adquiere los que elige por su calidad para tostarlos, semanalmente, en una máquina que, restaurada, adquiere nueva vida en su local apostado en el Mercado de Chacao.

En ese lugar, jóvenes como Roberto González, quien se ha especializado en tostado, se encarga de llevar los granos al punto que buscan. En las máquinas distintos baristas se encargan de prepararlo. “Aquí desde el director general hasta el parquero han hecho los cursos de barismo en la Accademia del Caffé. Queremos que quien trabaje en Franca tenga esa sensibilidad”. En sus locales, donde el café se ofrece en taza y también en grano para llevar, ha apostado por incidir en todo la cadena que lleva a un bue café. Los fieles, cuenta, lo agradecen.“Uno siente que te toman en cuenta por el café. Que hay cariño por el esfuerzo que se hace”.

*Franca tiene cuatro locales: Las Mercedes, Los Naranjos, Los Palos Grandes y en la terraza del Mercado de Chacao, donde tuestan el café.

En Instagram: @francaesfranca

Por Rosanna Di Turi González

Periodista especializada en gastronomía, editora de esta página. Convencida de que nuestros sabores son un gustoso lugar de orgullo y encuentro para este gentilicio. Fue gerente editorial de la revista Todo en Domingo de El Nacional y autora de los libros ABC del Vino, Ron de Venezuela y El legado de Don Armando. Twitter: @Rosannadituri

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recipe Rating




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.