Categorías
Guillermo Vargas Vinos

La importancia de la decantación del vino

Soy del criterio de que la mayoría de los vinos ganan con la decantación, los tintos jóvenes, los tintos de guarda y algunos blancos. Los tintos jóvenes se decantan para airearlos, logrando que expresen mejor sus aromas y eliminar posibles olores poco finos que recuerdan la fermentación

Nos preguntamos ¿qué es la decantación del vino?, ¿para qué se hace y a qué vinos? Es una práctica antigua muy usada en la actualidad. Consiste en separar un vino, una vez sedimentado, de sus residuos acumulados en el fondo de la botella.  Se realiza en vinos tintos de guarda, donde parte de la materia colorante puede precipitar en el tiempo y formar sedimentos.

Soy del criterio de que la mayoría de los vinos ganan con la decantación, los tintos jóvenes, los tintos de guarda y algunos blancos. Los tintos jóvenes se decantan para airearlos, logrando que expresen mejor sus aromas y eliminar posibles olores poco finos que recuerdan la fermentación.

En los tintos de guarda, nos suele pasar que cuando hemos consumido más de la mitad de la botella, decimos “ahora es que está bueno este vino”; precisamente porque en el tiempo de abierta la botella y servida, se ha venido aireando. Eso nos indica que ese vino requería una decantación.

La oxigenación generada por la decantación, produce la liberación y mayor expresión del “bouquet”, desarrollado en ausencia de oxígeno, en sus años de añejamiento en botella, lo cual mejora las características sensoriales del vino.

La decantación del vino es un arte

Los tintos se decantan a temperatura alrededor de los 10 °C, de manera que en el tiempo de reposo lleguen a los 18 y hasta 20 °C, temperatura ideal de consumo. Se pueden decantar algunos blancos dulces licorosos de varios años de guarda, lo cual suele ayudar a mejorar su expresión.

Un tinto joven y tánico, de 1 a 2 años de edad, es suficiente decantarlo unos 30 a 40 minutos. Con lo cual se pudiese sentir más expresivo, redondo y agradable al paladar. Mientras que un vino de guarda de 3 años en adelante, no debería decantarse más de 20 minutos, para darle oportunidad a que recobre su frescura y exprese su bouquet, sin perder intensidad aromática.

Los excepcionales vinos de 20 o más años, tienen aromas tan frágiles, que es preferible no decantarlos, para evitar una excesiva oxigenación que comprometa la intensidad y fineza de sus bondades. En este caso, sirviéndolos cuidadosamente en una copa grande y adecuada, obtendrán el espacio suficiente para su oxigenación.

Para la decantación es ideal utilizar un recipiente de vidrio de boca ancha, alto y muy ancho en la base, llamado decantador, donde se logra una gran superficie de contacto entre la superficie del vino y el aire. Desde allí es muy elegante servirlo directamente a la copa. No se pierdan este simple, aunque lujoso y elegante placer. ¡Salud!

@guillermo.vargasg

Por Guillermo Vargas

Ingeniero agrónomo, máster en Viticultura y Enología, profesor universitario y catador Internacional es el enólogo que durante dos décadas y desde sus inicios estuvo a cargo de los vinos de Bodegas Pomar. Sigue allí como asesor y figura clave en los recorridos de @clubpomar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recipe Rating




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.