Categorías
Novedades y Eventos

El crecimiento del Huerto en la azotea

Las Tías

Rosanna Di Turi @Rosannadituri

Fotografía Rosanna Di Turi gastronomiaenvenezuela.com

90 tipos de variedades de hortalizas crecen orgánicamente en lo que antes era una desprovista azotea de Boleíta en Caracas. Hace cuatro años, en esta zona industrial caraqueña,  los actuales dueños del restaurante La Casa Bistró decidieron ensayar un pequeño conuco propio, que a estas alturas es una admirable propuesta a la que llaman El huerto en la azotea.

En 900 metros cuadrados, transformados en invernadero, prosperan orgánicamente 14 variedades de tomates, tres de berenjenas -incluida una albina-, el rozagante ají oriental y siete variedades de lechugas salanovas entre otras hortalizas. Una iniciativa que no sólo se ha mantenido sino que sigue creciendo: en unos terrenos en Higuerote, planean seguir con las siembras que surtan a este restaurante caraqueño.

Todas lo que allí se logra,  es cosechado cuando está en su punto y llega directamente a las mesas de La Casa Bistró en Los Palos Grandes, donde el chef Francisco Abenante y su equipo las aprovechan en sus recetas. ¨Hemos diseñado platos en función de ellas como nuestra ensalada de tomates¨, comparte.

¨Esto es horticultura orgánica y urbana que atiende la cocina de un restaurante¨, comparte las particularidades de esta propuesta Gustavo Salazar, agrónomo y paisajista de Jardines Guayabal  a cargo del huerto. ¨Cuidamos las plantas como si fueran nuestras mascotas¨ cuenta mientras muestra cómo incluso ayudan a polinizar algunas de ellas. Con un pequeño cepillo de dientes automático, simula el sonido y las vibraciones del insecto que poliniza las berenjenas. Con él,  toca las flores mientras el polen cae en cascada para hacer su trabajo.

Allí también crecen hierbas aromáticas como la albahaca y el culantro. Hojas verdes como las acelgas y espinacas bebés. Los ajíes picantes prosperan dentro del invernadero y los dulces afuera para evitar cruces innecesarios. Las semillas las compran en Holanda y los proveedores, cuenta Salazar, han reseñado admirados este logro en sus publicaciones. ¨Para un chef es un sueño tener esto¨ comparte Abenante. Para Salazar, un logro y reto porque tiene que lograr cosechas constantes para el restaurante. En este trabajo conjunto han  aceitado una dinámica que permite que lo cosechado allí, sin pesticidas, llegue el mismo día a las mesas del restaurante.

La Casa Bistró está en Los Palos Grandes Caracas. En Instagram @lacasabistro.

Por Rosanna Di Turi González

Periodista especializada en gastronomía, editora de esta página. Convencida de que nuestros sabores son un gustoso lugar de orgullo y encuentro para este gentilicio. Fue gerente editorial de la revista Todo en Domingo de El Nacional y autora de los libros ABC del Vino, Ron de Venezuela y El legado de Don Armando. Twitter: @Rosannadituri

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.