Categorías
Novedades y Eventos

La tenacidad de Aída

Son las 3:30 de la tarde y un feliz ritual se repite en la pastelería Aída de Los Palos Grandes. De su horno incansable apostado allí desde los años 50, comienza a salir un aroma cálido y prometedor. “Huele a canela”, reconocen en la barra. Una niña llora y su madre le ofrece el mejor consuelo. “Tranquila, amor. Ya vienen las caracolas”. Y como siempre durante más de 50 años, un entregado panadero saca la bandeja con decenas de las dulces promesas.

Las calles de la urbanización han mutado en medio siglo. Pero en esa esquina de Los Palos Grandes todo se mantiene como recordatorio de que lo que vale la pena, puede perdurar. Juan de Oliveira comenzó en Aída a los 15 años como empleado. “Primero fui panadero, luego hornero, después charcutero, hasta que compré parte de las acciones”. Allí permanece al frente de la emblemática pastelería que regenta desde hace tres décadas junto a su socio José Pestana.

Allí la escenografía permanece intacta desde los inicios –“solo cambió un poco en el área de la caja”. Y cada día reproducen lo que han convertido en su emblema: las caracolas que seducen desde su absoluta suavidad y los crujientes palitos de almendras. Mientras todo cambia alrededor, allí los rituales permanecen. Apenas se acaba la última caracola del mostrador, llegan recién hechas las siguientes.

Los dueños van cada día como hace décadas. El panadero tiene 30 años elaborando los panes. El hornero, 15. Y los clientes, sabe Oliveira, los visitan ahora con su descendencia. “Conozco gente que venía hace años y ahora vuelven con sus nietos”. A ellos les reconoce buena parte del mérito. “Le debemos el éxito a los clientes. Son muy pacientes. Si no hay dónde estacionar, se paran como pueden. Si hay mucha gente, esperan con paciencia”. Una virtud obviamente cimentada en la recompensa: los dulces postres que allí se hornean. Y esa tenacidad se agradece siempre. “Mantenemos la calidad. No sólo porque vivimos de esto: también porque es historia”. La mejor: la que todas las tardes de devora.

 

La pastelería Aída está en la segunda avenida de Los Palos Grandes. Abre de lunes a sábado de 7:00 am a 7:00 pm. Domingo hasta las 12:00 pm.

 

Por Rosanna Di Turi González

Periodista especializada en gastronomía, editora de esta página. Convencida de que nuestros sabores son un gustoso lugar de orgullo y encuentro para este gentilicio. Fue gerente editorial de la revista Todo en Domingo de El Nacional y autora de los libros ABC del Vino, Ron de Venezuela y El legado de Don Armando. Twitter: @Rosannadituri

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recipe Rating




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.