Honores para la única maestra ronera de Venezuela

Por Rosanna Di Turi (@Rosannadituri)

Fotografía Javier Volcán (@jdvolcan)

Carmen López de Bastidas ostenta un título poco habitual: es la única maestra ronera de este país. Menuda, amable y dispuesta, la creadora de las mezclas de Destilería Carúpano puede preciarse de ser la artífice de recetas con honores internacionales.

Sin ir muy lejos, tres de sus “hijos”, como ella gusta llamarlos, fueron reconocidos en el Congreso Internacional de Madrid con luminosas medallas: El Legendario mereció doble medalla de oro. Carúpano XO obtuvo otra presea dorada y el Solera Centenaria ameritó una de bronce.

Ahora recibe un nuevo reconocimiento: Conindustria en su 45° aniversario, le otorgó  la distinción «Mérito al Trabajo 2015”.

Hace 25 años comenzó a trabajar en esta bodega apostada en Paria y en manos de la familia Morrison desde hace cuatro generaciones. Allí se da una particular conjunción: el frescor de las fértiles montañas vecinas, con la brisa del mar cercano. “Este microclima nos da temperaturas de hasta 30 * C a la sombra de día, que bajan hasta 18 * C en la noche. Eso hace su trabajo en el añejamiento del ron”.

20 años atrás, ideó la mezcla del Solera Centenaria Reserva Limitada, uno de las etiquetas que encabezó la avanzada de los rones venezolanos con más ambiciones premium. “Cuando se ideó, pensamos en un ron que fuese fuerte pero a la vez suave. Tiene rones de hasta 21 años en su mezcla”.

Más recientemente ideó el XO. “Es un homenaje a Paria, que tanto le ha dado a Venezuela. Tiene rones de hasta 23 años. Es meloso. Recuerda al cacao. Sabe a Venezuela”, presenta a este destilado de edición limitada con precio encumbrado. El Legendario, por su parte, no es una mezcla. “Solo se hacen 500 botellas al año de un lote que se comenzó a envejecer en 1983”.

Ella a todas sus creaciones le dispensa el mismo cariño y confiesa su entrega: “Yo a este trabajo le pongo todo mi amor. Toda mi pasión”. Y anuncia que este año estrenarán una nueva etiqueta bautizada Zafra 1991: “Estará entre el XO y el Solera Centenaria. En su mezcla habrá rones de hasta 22 años”, anticipa su maestra ronera.