Los ajíes de Montemayor dieron lugar a Terra Candela en el restaurante El Asador

Por Rosanna Di Turi @Rosannadituri

Los ajiceros elaborados por Juan Montemayor fueron punto de partida de una particular conjunción bautizada Terra Candela, en la que coinciden gastronomía, arte y literatura.

Para este evento la escritora venezolana residenciada en España Lena Yau, quien acaba de estrenar su libro Bienmesabes, ingenió unos microcuentos bautizados Ficciones; el colectivo de arte Terra Gráfica se sumó grabados inspirados en picantes y el joven chef Daniel Torrealba creó unos menús, separados en amarillo, verde, naranja y rojo, que son propuestos como alternativa en el restaurante El Asador con platos como costilla de cerdo a la brasa con mojito verde o el pargo a la plancha con risotto de ají dulce. Los grabados y esos menús hecho para la ocasión permanecerán tres meses en este restaurante apostado en Las Mercedes.

Allí se consuma de una manera original parte del propósito de Juan Montemayor, artífice de una marca que lleva su apellido y quien se presenta en las redes como maestro ajicero: “Elaboro pastas de ajíes que tienen un grado de estimulación agradable, no es que se va la voz cuando las pruebas. Quiero que sugieran poesía y emocionen”, afirma Montemayor.

Hace ocho años, este arquitecto caraqueño comenzó con este emprendimiento. Desde entonces creó una rutina en la cocina de su casa transformada en taller, en la que ya suma 11 variantes fijas: pastas de distintas especies de ajíes que combina en recetas propias.

Ofrece, por ejemplo,  una encarnada de ají dulce. “La llamo el producto del emigrante, porque todo el que se va pide ají dulce para cocinar”.  Luego tiene la serie de colores -amarillo, verde, rojo y morado- en los que combina una variedad de ajíes, como el amarillo o el rocoto, en recetas propias. También están los que mezcla con frutas -piña, guayaba, mango o tamarindo-. Además, ingenia ediciones especiales para paladares más osados, con una mayor concentración de ajíes más fieros.

*En Instagram está como @maestroajicero. Se consigue en lugares como Licoteca, Galanga o Carbón y leña.

*Terra Candela tendrá lugar en el restaurante El Asador. Está en la calle Londres de Las Mercedes en Caracas. Teléfono: 0212 993119.

Fotografía: Liliana Martínez @unapizcadeli

El poder de los sabores propios y de la solidaridad desde la propuesta del chef Francisco Abenante

Por Rosanna Di Turi @Rosannadituri

Este 14 de noviembre cumple tres años La Casa Bistró en Los Palos Grandes, donde el chef Francisco Abenante ha constatado el poder de convocatoria de los sabores propios. “Aquí pusimos lo que somos en primer plano, sin complejos. Y la gente se conecta emocionalmente”, dice quien es parte de un gustoso movimiento que, pese a crisis y adversidades, se cocina a fuego lento: la reivindicación con orgullo de platos e ingredientes que hablan de Venezuela.

“Ya la gente se refiere con respeto a la cocina venezolana, que es rica y exuberante. En las escuelas, los estudiantes presentan exámenes con esas recetas. Eso no ocurría hace diez años y se ha logrado pese a toda esta situación”.

Hace un año, Abenante inició también lo que ahora suma numerosas buenas voluntades. Lo que es ahora la Fundación Barriga llena corazón contento empezó a partir de una conversación con David Akinin, en la que se preguntaban cómo ayudar. Pensaron hacer sopas para repartir. Y esa fue la génesis de una iniciativa que sigue creciendo.

Varios restaurantes, entre los que se cuentan La Casa Bistró, Alto, Lola, La Esquina, Sur de J.W Marriot, La Sibilla y la barra de la Unimet han elaborado por más de 70 semanas sopas para los niños del hospital J. M. de los Ríos y otras instituciones, como ancianatos. El hospital ya cuenta con servicio regular de comidas y actualmente evalúan cómo reorientar la iniciativa. “Estamos buscando alianzas para llevar las sopas a colegios donde están niños escolarizados que lo necesitan”.

En el camino, Abenante madura la idea de que ese esfuerzo solidario y plural evolucione. “Me gustaría un esquema que involucre a las comunidades. Donde cocineros compartamos lo que sabemos en preparaciones, almacenaje de alimentos. Eso, con la idea de que la ayuda no sea sencillamente un regalo, sino que se transforme en oportunidades. Lograr que la gente sea gestora de sus realidades es la solidaridad verdadera. Mi sueño es que la fundación sea un foco que cambie realidades y le dé herramientas a la gente”.

De esa iniciativa ha llegado a una convicción. “Ayudar en más fácil de lo que uno se imagina. Se puede, por ejemplo, compartir lo que uno sabe y hace. Colaborar con presencia y conocimiento. Hay que ayudar a que la gente sea responsable de su realidad, que se convierta en actor y deje de ser una ficha. Ese es el verdadero cambio de conciencia”. Por ello tiene claro la actitud que se debe asumir en tiempos difíciles: “La optimista. Las derrotas están en nuestra cabeza. Hay que conquistar desde lo más pequeño”.

 

*La Casa Bistró está en la 3ra avenida con 4ta transversal de Los Palos Grandes. Caracas. En Instagram:@lacasabistro. La Fundación Barriga llena Corazón Contento esá en Instagagram como @barrigallenacorazoncontento_ve . Su mail: barrigallenacorazoncontentove@gmail.com

Nuevo libanés en Caracas

Por Rosanna Di Turi @Rosannadituri

En el nuevo restaurante Babel, localizado en el Centro Comercial Tolón, varios comensales culminan el almuerzo con una pipa de agua o narguile, en un ritual que le otorga a esa esquina de Las Mercedes un ambiente que traslada a otro lugar.

Por fortuna, las inmigraciones árabes que crearon arraigo en estas tierras han permitido que en muchos restaurantes se recreen sus sabores.

A estos espacios se suma el estreno el pasado diciembre de este nuevo local libanés. En las cocinas está el joven chef Yousef Manan, de 31 años de edad, libanés de madre siria, que hace 18 meses llegó a estas tierras con la encomienda de encargarse del sabor de este lugar. Lo hace con la experiencia acumulada desde los 15 años y una formación en restaurantes libaneses, que contó con viajes frecuentes a Francia para formarse con un colega coterráneo.

En Babel propone una carta que tiene platos familiares para los caraqueños –las cremas, el falafel y el kibbe–, y también cuenta con opciones menos frecuentes. Las conocidas, aclara el chef, tienen distingos. “Muchos pueden hacer una crema de garbanzos, pero la que elaboramos aquí es distinta. Yo tardé 15 años en aprender a hacerla bien. Que quede así de cremosa tiene sus secretos y amerita varios días”, cuenta en un castellano de reciente estreno.

Para acompañar las cremas proponen unos panes árabes que se abomban en el horno, y de postre ofrecen alternativas como el knafe, un pastel de queso que se sirve cálido y bañado en jarabe de azúcar. “Muchos piensan que la comida árabe es sencilla, pero es sumamente amplia”, afirma Manan. Por ello promete ir renovando la carta para mostrar esas novedades. Tiene 30 personas en su brigada, todos venezolanos, y cuando esté bien aceitada la dinámica, asegura, presentará otras opciones.

*Babel está en el centro comercial Tolón, planta baja. Abre de lunes a domingo, de 12:00am a 12:00pm. En Instagram: @restaurantbabel