Sabores de los llanos venezolanos en las mesas de El Asador en Caracas

Menú de degustación de sabores llaneros en Caracas 

Rosanna Di Turi @Rosannadituri 

¨Nuestro propósito es despertar orgullo por la venezolanidad desde la gastronomía¨ comparte el chef Daniel Torrealba de El Asador, lugar creado en febrero de 2006 en Las Mercedes de Caracas. “Queremos que el restaurante sea una vitrina de los sabores venezolanos, pero no de una manera tradicional.  Es una cocina honesta potenciando nuestros sabores pero con la estética que le aporta un equipo de cocina”.

Por esa razón, su carta habitual pone el foco en sabores venezolanos. Desde el pasado mes de julio y hasta octubre proponen un menú de degustación, bautizado Motivos llaneros que, en ocho platos, ofrece recetas e ingredientes de esa región venezolana con mirada actual.

Torrealba es oriundo de Acarigua. ¨Estoy orgulloso de ser llanero. Por eso nos planteamos cómo mostrar qué comemos los llaneros a los caraqueños¨, comparte. Este menú de degustación, que es opcional en su restaurante, consta de ocho tiempos. Comienza con unos mini bollitos y mini empanaditas de pisillo de babo. Sigue con picadillo, una sopa llanera. ¨En el llano se sirve sopa hasta en el desayuno. El picadillo se hace con carne seca al sol o la que queda luego de asar una ternera. Aquí la pasamos por la brasa. El pecho de res es uno de los cortes más preciados por los llaneros, es el favorito para hacer el picadillo¨.

En esta carta hay platos como el pastel de chigüire y lloraito de bagre rayado. Son sabores del llano, con ingredientes que el mismo cocinero busca personalmente en esas regiones. ¨La aceptación ha sido buena. Hay cosas que me han impactado. Dos clientes que se han puesto a llorar con el menú, porque les recuerda cosas¨, comparte Torrealba. ¨Al final es lo que queremos: lograr con la nueva cocina venezolana que la gente se sienta orgullosa de eso y podamos tocar los sentimientos de quienes vienen a probarla¨.

*El Asador está en la calle Londres  entre Av. Caroní y Nueva York. De Las Mercedes. Caracas. Abre de lunes a sábado de 12 del mediodía a 11.00 pm. Domingos hasta las 5.  Teléfono, 02129931119. En Instagram: @elasadorcaracas

Aquí puedes ver el video de Venezuela con gusto para Hispano Post sobre este menú de sabores del llano en El Asador de Caracas 

Los 20 años de El Mesón de Andrés y sus sabores españoles en Chacao

Rosanna Di Turi @Rosannadituri

Andrés Rodríguez es una cátedra de bonhomía y calidad defendida con constancia. En El Mesón de Andrés, apostado en Chacao, va desde la cocina a las mesas, siempre atento de los platos españoles que buscan sus fieles. Ahora celebra que este restaurante familiar, creado el 10 de marzo de 1998, cumple 20 años en Chacao.

Este 2018 también se cumplieron 50 años desde que Rodríguez llegó de su Galicia natal. Desde entonces ha labrado un constante periplo como insigne anfitrión en distintos lugares emblemáticos de Caracas.

En los años 70, fue maitre del Montmartre, un restaurante que replicaba ese paisaje parisino en Baruta gracias a un dueño alemán. Corría el año 1969 y la sociedad caraqueña aterrizaba en ese rincón para amanecer en una pista de baile con vista al cielo, probar una sopa de cebolla o caracoles que recordaban a Francia.

También fue anfitrión en el perenne Lasserre, el restaurante francés de Los Palos Grandes. En los años 80, Rodríguez presenció las noches como anfitrión en la discoteca 1900 My Way, con carta asesorada por el chef francés Pierre Blanchard y 18.000 cristales biselados en el techo bajo los que sonaban orquestas como Los Melódicos y La Billo’s. Luego inauguró La Guacharaca junto a Ben Ami Fihman y Cayito Aponte. También fue socio y anfitrión en el Sarao, la primera ronería de Caracas con orquestas cada noche, como la Dimensión Latina.

Hace 20 años y tras ese incansable periplo concretó un sueño, largamente madurado. En Chacao y con su familia, estrenó El Mesón de Andrés que sus fieles agradecen siempre y donde lo acompaña al mando su hijo Javier. “Es el anhelo de toda la vida. Es una vuelta a los sabores de la infancia. Lo que llaman los españoles la cocina de toda la vida. Aquí hacemos lo que en Europa se llama cocina de patrón, donde el dueño marca las pautas de manera que se mantenga la calidad y los platos, aunque cambie el cocinero¨.

Comenzó con una carta que se concentraba en los sabores tradicionales del norte de España, bañado por el Mar Cantábrico –como el pulpo a la gallega y los pimientos de piquillo rellenos – pero que luego, a petición, fue sumando recetas de otras regiones españolas, como los arroces valencianos y el cochinillo de Segovia.

En El Mesón, en ese espacio breve y siempre concurrido, sus clientes saben que encontrarán una carta fiel a su esencia comandada por Andrés y su hijo Javier, que comenzó allí sus faenas desde que tenía 19 años. ¨Fui aprendiendo de mi padre. Este restaurante ha sido muy noble. Hace poco estudié cocina en Le Cordon Bleu de Madrid. Creo que con la experiencia de mi padre más lo que aprendí vienen cosas interesantes. Mientras otros se retiran nosotros nos reinventamos¨, comparte Javier mientras su padre recuerda que la calidad se logra a diario. “Esto es una labor de día a día. Son claves la constancia, el estar siempre pendiente, el tener pasión por lo que uno hace. Si pasión no se logra la excelencia”.

*El Mesón de Andrés está en la Av. Francisco de Miranda, Chacao. En Instagram: @elmesondeandres

Las novedades del chef Carlos García en Alto para compartir

Por Rosanna Di Turi @Rosannadituri

Hace una década el chef Carlos García comenzó a liderar las cocinas el restaurante Alto, en la urbanización Los Palos Grandes de Caracas, y hace siete años comenzó felizmente a apostar por la cocina venezolana, logrando en ese trayecto dar con su sello al mostrar los sabores propios. “Nos fuimos inicialmente por platos tradicionales. Después trabajamos con el sabor, el gusto, pero siendo más libres”.

Este mes, García y su equipo acaban de estrenar un menú en sintonía con ese propósito y el estilo que han decantado en el camino. “Nos estamos alejando de algo fancy para sentirnos más a gusto y ofrecer lo que comeríamos todos los días: comida rica. Los platos están más llenos de gusto, de guiso, de sabores tradicionales que nos reconfortan. Entendemos que estos 10 años han sido para compartir¨.

Por ello, muchas de las preparaciones están pensadas para dos personas, como una carrilera en salsa criolla reducida, que es trinchada en la mesa por los mesoneros. O un pescado sudado servido con arepitas de nata, que tuvo como base las recetas del libro Mi Cocina de Armando Scannone. La carta puede comenzar con un ceviche de mandarina y guayaba, seguir con una sopa de gallina, para luego proponer el “arroz pegado”, que muchos buscaban en la olla en un plato con ingenio y gusto.

“La idea es que la gente pueda compartir más”, afirma García. “Yo hablo de recuerdos a futuro. Quisiera que la gente no solo recuerde la comida, sino también el momento y con quien congenió. Es un menú donde la mesa sigue siendo un espacio para compartir”, destaca. Los jueves en la tarde proponen un nuevo after office en la terraza, habitualmente con ron y habanos. Ahora también abren los sábados.

Fotografía: cortesía restaurante Alto

*Restaurante Alto está en la primera avenida de Los Palos Grandes, en Caracas. En Instagram: @restaurantalto

Los tacos de Lola en Los Palos Grandes

Por Rosanna Di Turi @RosannaDiTuri

Fotografía Vanessa Rodríguez Tinoco @vanessarotinoci

Un lugar con sello mexicano se estrenó recientemente en Caracas. Elías Atencio, dueño del restaurante Lola desde hace once años, decidió apostar por un restaurante dedicado a los populares tacos mexicanos. La que antes fuera sede de Amapola en Los Palos Grandes tiene nueva decoración, donde las estrofas de  “El rey” coronan una pequeña barra para quienes deseen comer allí. En la carta proponen ocho variedades de tacos que van desde los ineludibles al pastor, pasando por uno de pescado, bistec con queso o el de carnitas con cerdo crujiente. “Es un lugar sencillo, mexicano y alejado de lo tex mex”, cuenta quien también es socio del local de arepas Misia Jacinta desde hace 28 años.

En Los tacos de Lola, Atencio aprovecha para dar espacio a parte del equipo formado en su restaurante de Altamira. El chef ejecutivo es Anielo Merota, el mismo de Lola, y la cocina está a cargo Bárbara Mesa, quien viene de las cocinas del restaurante hermano.

Con este nuevo lugar se demuestra la confianza de Atencio en esta ciudad, donde anhela abrir otro local. “Venezuela es el país donde me siento feliz”, comparte sobre su razón para seguir. Si bien los tacos son los protagonistas, adicionalmente tienen dos platos principales que vienen de su casa familiar. También propone acompañantes, como los champiñones con queso. Los postres, a cargo de Yailet González,  tienen sello local: el quesillo de coco heredado de Amapola,  arroz con leche y torta de pan. La sala, al igual que el local que lo precedió, está atendida solo por mujeres.

*Los tacos de Lola está en la primera avenida, entre primera y segunda transversal, Los Palos Grandes. Abre de martes a sábado, de 12:00 am a 12:00 pm.

La chef Mercedes Oropeza ahora está en Hajillo´s de El Hatillo

Por Rosanna Di Turi (@RosannaDituri)

Mercedes Oropeza comenzó 2017 al calor de nuevos proyectos. La chef, que hasta el año pasado estuvo en el restaurante Amapola de Los Palos Grandes, aceptó la proposición que le hicieran en el restaurante Hajillo’s, localizado en El Hatillo. Allí estuvo durante una década Felicia Santana, quien decidiera cerrar ese ciclo y dejarlo en buenas manos.

Desde enero, Oropeza tomó las riendas de las cocinas de este espacio con la buena sazón de su sello y para seguir cocinado una trayectoria consistente. “Estoy tomando el camino que conozco”, afirma. Allí, con la brigada del lugar, cocina la nueva carta para ofrecer los platos que han sido su emblema: el strudel de cazón, que preparara por primera vez hace 18 años en una visita a Caracas del ahora rey de España; la polvorosa de pollo, la olleta y el mondongo, basados en el libro rojo Mi Cocina. A la manera de Caracas de Armando Scannone. A estos se sumarán recetas, muchas veces probadas y hechas por ella, de otros recetarios de Scannone: del libro azul, que amplía el repertorio hacia platos de otras latitudes que llegaron a las mesas locales para quedarse con sello venezolano, y recetas del libro amarillo, en el que Oropeza trabajó junto a Don Armando y su colega José Luis Alvarez.

En el menú para Hajillo’s entran las pastas, que elaborarán allí, como la rellena de chicharrón y chistorras. Entradas como su reina pepeada en conchitas de arepa pelada. En los postres la acompaña Jorge Palacios y proponen la torta de coco del libro rojo Mi cocina o el negro en camisa. También mantiene el plato emblemático  que dejara Felicia Santana, el arroz con mango. Es una transición que cocinan a fuego lento hasta darle forma a la carta que quieren lograr. Los domingos en la mañana mantienen el desayuno venezolano, ahora con la sazón de Oropeza.

*Hajillo’s está en la calle Miranda, centro comercial Doña Aurora, El Hatillo. Abren de miércoles a sábado, de 12:30 a 9:00 pm. Domingos: de 8:30 am a 7:30 pm.
En Instagram: @hajillos

Fotografía: Rosanna Di Turi

Las tres décadas de Edgar Leal en las cocinas

Por Rosanna Di Turi (@Rosannadituri)

El chef Edgar Leal recuerda con precisión el momento en que se inició en las cocinas. Fue hace tres décadas, en septiembre de 1987, cuando comenzara en La Placette de Altamira junto al suizo Martin Myer, en una época en que los restaurantes eran liderados por cocineros foráneos. Al lado de otro de los chefs más emblemáticos del momento, el francés Pierre Blanchard, transcurrieron los siguientes ocho años de Leal en estas faenas. Primero, en Majestic y, luego, en Le Deuxieme Etage, donde se convertiría en el sous chef. En esos años hizo una escala de seis meses en otro lugar referente, El Gazebo de Las Mercedes, con Marc Provost.

Este 2017 se cumplen 30 años de aquel comienzo. Y en vista de la gustosa efemérides, el chef que desde hace un lustro lidera el Restaurante Leal junto a su esposa y colega Mariana Montero, decidió celebrarlo. Por ello tiene sobre la mesa 11 menús distintos, uno por mes, que ofrecerán como alternativas a la carta habitual y en los que rinde homenaje a personas y lugares que han sido fundamentales en su carrera.

Comienza este mes con platos que recuerdan la época de estudios en el Culinary Institute of America. Prosigue con recetas que aprendiera junto a Blanchard, como las codornices en sarcófago que se vieran en El festín de Babette. En abril, junto a Marc Provost, recordará los tiempos de El Gazebo.

Así va a tejer un recorrido por escalas esenciales de su trayectoria con platos que las recuerdan: las pasantías en lugares como el restaurante de Daniel Boloud en Nueva York o la que hiciera en El Bulli de Ferran Adriá. Obviamente habrá platos de su etapa como chef del Ara, como la sopa de queso de cabra. También creaciones de Cacao en Miami, el lugar que regentó junto a Mariana durante casi nueve años y donde mereció reconocimientos, como la figuración en StarChefs Rising Star y la nominación a los premios James Beard de Nueva York.

En la propuesta también habrá platos dedicados a personas clave en su carrera, como Andrés Rodríguez, José Rafael Lovera, Armando Scannone y Miro Popic. Cerrará el año con un homenaje a algunos de ellos.

*Restaurante Leal está en la calle Madrid de Las Mercedes. En Instagram: @lealrestaurant

 

Moreno se estrena en Caracas

Por Rosanna Di Turi (@Rosannadituri)

¨No sé si es el momento perfecto, pero es nuestro momento¨, cuenta en su verbo siempre entusiasta el chef Víctor Moreno que esta semana felizmente estrenó un sueño cocinado por mucho tiempo a fuego lento: el restaurante, bautizado Moreno, en el Altamira Village de Caracas.

Allí, junto a su equipo, propone sabores cercanos: platos venezolanos desde su propuesta y los que llegaron de distintas latitudes para quedarse en el gusto de esta ciudad, pero con la mirada de este cocinero venezolano, conocido a través de distintos medios y formado en el Centro de Estudios Gastronómicos Cega donde fue su chef instructor durante varios años.

“Es una propuesta de los sabores de Caracas, que celebra lo venezolano pero también incluye las influencias que llegaron a nuestras mesas. Procuramos hacer comida sabrosa que busca emocionar”, lo define Víctor Moreno quien está acompañado al mando de las cocinas por el joven chef Juan José Hernández. 

Moreno semeja a una amplia casona caribeña de techos altos de caña amarga y lámparas de lágrimas en una decoración ideada por el arquitecto Alejandro Barrios, conocido por idear decenas de restaurantes y merecer un reconocimiento de la James Beard Foundation en el 2013 por el diseño de Juvia en Miami.  

En la carta de Moreno se ofrecen con igual soltura tostones al estilo playero, arepitas de chicharrón, carpaccio que recuerda a la parrilla o huevos estrellados a su manera. Tienen un apartado de platos venezolanos que lleva el bautismo del hashtag Venezuela Kitchen Power que Moreno ha utilizado en su Instagram para englobar platos como la costilla de cerdo con dulce de plátano.  Sin duda se agradece el empeño de quienes construyen desde los buenos sabores.

*El restaurante Moreno está en el centro comercial Altamira Village, Avenida Luis Loche con 5 Transversal de Altamira en Caracas. Abre de martes a sábado de 12.00 hasta la cena. Domingo solo almuerzos. En Instagram: @morenocaracas

Novedades de un clásico

Por Rosanna Di Turi (@Rosannadituri)

Que un restaurante de ambiciones cumpla más de 40 años en la cambiante Caracas es un logro respetable.

Agustín Bellorín, el amable maitre de Le Gourmet recuerda, con la prestancia de siempre, que ese lugar donde él recibe a las visitas desde hace cuatro décadas suma 42 años. Y fiel a sí mismo, este restaurante selecto y sobrio apostado en el Hotel Tamanaco permanece con su gran lámpara de lágrimas en el centro de la sala, sus manteles italianos, el rigor de exigir chaqueta a los hombres y la cava de vinos de la que se precian, aunque los tiempos sean retadores.

Marquesa en la propuesta de Le Gourmet

Tras una pausa el año pasado, retomaron su dinámica en diciembre con novedades. Ahora su nuevo chef ejecutivo es Eduardo Moreno, quien asume el liderazgo en las cocinas que años atrás estuvieran en manos del chef francés Laurent Kher, luego bajo la dirección de Tomás Fernández y hasta el 2015 con las directrices de Elías Murciano.

Moreno ideó para ellos tres menús de degustación: el que llaman corto que propone 8 platos, el orquídea con 11 y el Tamanaco de 14 tiempos. Todos comienzan con unas mini arepitas que son el guiño venezolano, para luego seguir con platos como una sutil burrata, vieras en hilos de papas o cordero con puré de zanahorias, almendras y azahar. La joven sommelier Nancy González, quien lleva dos años allí, se encarga de la armonías con tino y los vinos de la casa.

*El restaurante Le Gourmet está en el Hotel Tamanaco Intercontinental en Las Mercedes. En Instagram: @legourmetccs. Teléfono: 0212 9097221.

Fotografía Julio Osorio. Cortesía Le Gourmet.

El Buddha bar de Caracas

Por Rosanna Di Turi (@Rosannadituri)

Caracas nunca deja de sorprender, por muchas razones. Y noviembre pasado entró en la lista de las ciudades del mundo que tienen su Buddha Bar, el célebre lugar que comenzó en París hace 20 años con una combinación exitosa de música con su sello, platos panasiáticos, cocteles propios y un Buda enorme como emblema. Tal fue el éxito de este concepto que ya es un emporio que se multiplica en todo el planeta.

El chef francés Eric Rousselier, responsable de las cartas de estos locales en el mundo, llegó en noviembre a Caracas para la apertura. En ese momento se le iluminaba la mirada al recordar la conmoción que, desde su inicio, causó Buddha Bar en París.

«Al principio las colas para entrar podían tener 400 metros. La gente sentía que llegaba a un teatro o a un lugar asiático sin montarse en un avión», contaba en su estadía, una de las muchas que le tocan en el planeta para garantizar que esa carta que ingenian ellos en París, se multiplique acorde a su propuesta.

Este 2016 el local original cumplirá 20 años y Rousselier lleva 17 de ellos cuidando la carta con platos de fusión que son parte de esa fórmula. «Buddha Bar es una experiencia completa. Es un mood«, resume él.

Esa peculiar conjunción, como se sabe, detonó un boom planetario que ahora los multiplica en 15 ciudades, incluida Caracas. El chef Rousselier y su colega japonés Shigeki IImura llegaron a este nuevo espacio en Las Mercedes, con la misión que los suele llevar a distintas latitudes del mundo: compartir con la brigada local los secretos de esos platos panasiáticos que se servirán en el lugar.

Antes habían elegido la carta con base en el menú que ellos manejan, las apetencias de este lado del planeta, lo que van a importar y lo que aquí se consigue. «Tenemos de plato el curry rojo de langostinos, los tacos de ceviche o el gazpacho asiático con cebolla morada y mango», contaba el chef francés que dejó las indicaciones para que se replique esa carta ideada por ellos. Su colega japonés aclaró en ese momento que procuran cambiar algunos platos de manera frecuente para sorprender y no aburrir a la clientela local.

En esa visita a Venezuela y con amabilidad de buenos anfitriones compartían, aún con admiración, cómo se sorprenden de lo que ha crecido Buddha Bar en el mundo, una idea que además ha sido la génesis de un grupo que abarca hoteles, spa y otros restaurantes en todo el planeta.

*Buddha bar está al final  de la calle París en Las Mercedes, Caracas. Teléfono: :02129942559. En Twitter e Instagram: @buddhabarccs

 

Fotografía cortesía Buddha bar Caracas

El estreno de La Casa Bistró

Hay lugares que se esperan y se agradecen cuando son realidad. La Casa Bistró que recién se estrenó, es de esos espacios que ha ameritado muchos esmeros. Francisco Abenante comanda las cocinas con el oficio que le da una trayectoria cocinada a fuego lento, que aceitara durante varios años en El Círculo de Barquisimeto y con una sazón probada y aprobada en los últimos años en Caracas entre quienes ya han convertido sus hallacas en ineludible bocado decembrino.

“Este es un bistró caraqueño que ofrece lo que comemos los venezolanos: nuestra interpretación de platos que se comen en Caracas”, cuenta desde ese espacio de Los Palos Grandes remodelado para esta propuesta de estreno. En ese territorio elaboran el pan que ofrecen y lo comparten en variantes distintas. Tiene la amabilidad de elaborar sus propios embutidos y suman 17, incluidos el jamón de cerdo, una mortadela con pistacho y las salchichas. Proponen ensaladas con las hortalizas y vegetales que cultivan en su propio huerto apostado en una azotea de Boleíta. Las empanadas y las arepas de los desayunos son de maíz pilado. Elaboran las salsas, incluida la mostaza, ellos mismos.

El día en esta casa comienza con un desayuno con sabores venezolanos donde es posible optar, ante sus arepas, por los diversos rellenos que allí se ofrecen y la posibilidad de armar el personal festín con sazón criolla. Luego, al mediodía y en la cena, el menú puede cambiar a diario porque van proponiendo la mejor alquimia entre lo que ofrecen sus proveedores y su propuesta.

Allí, entre las entradas, puede estar el Vuelve a la vida: entre los principales, una lengua que ablandó largamente 36 horas al vacío y que se sirve con gusto venezolano, un club house donde todo es elaborado por ellos, o la propuesta de Abenante del arroz con pollo para compartir. Los postres siguen en sintonía con esta cocina hecha de esmeros. La torta de pan, por ejemplo, es receta heredada de María Guédez de Barquisimeto, que allí se honra elaborándola con el mismo pan de Lara que ella usaba. “Queremos interpretar los platos que de toda la vida se han servido en Caracas. Son propuestas hechas con técnicas de una cocina de oficio” cuenta Abenante de esta iniciativa en la que va de la mano de su socia Valentina Sentei, también artífice de Cocina Emocional y donde lo acompañan Luis Pérez y Leonardo Tinedo como jefes de cocina. “Este es como los restaurantes donde yo aprendí”. Y se agradece en Caracas una propuesta de este tipo, donde es posible sentirse en casa.

*La Casa Bistró está entre 3ra av y 4ta tranversal. Los Palos Grandes, Chacao, Caracas. Teléfonos: 0212 2853103. 0212 2867581, 2868584. Twitter: @lacasabistro. Abren de lunes a domingo Desde las 7:00 am a las 10.00 pm. (Inicialmente comienzan con desayunos y almuerzos). A partir del 1 de diciembre estrenarán las cenas.