En Heladería Fragolate celebran el Aniversario de Caracas con Grandes Cacaos

Sorbetes de chocolate en honor a Caracas

Rosanna Di Turi @Rosannadituri

En Heladería Fragolate, sus artífices, los hermanos Ramón y Pedro Dahdah, han hecho especial énfasis en propuestas que celebran los sabores venezolanos. A propósito del aniversario de Caracas acostumbran a proponer ediciones especiales a las que han bautizado Grandes cacaos.

Este 25 de julio 2019, Carcas cumplió 452 años y en esta heladería festejan a la ciudad capital con cuatro sorbetes logrados en alianza con Chocolatería Herencia Divina y Cacaos Santa Clara. Gracias a esa conjunción proponen cuatro sorbetes que estarán en sus locales de Metrocenter de Caracas y San Luis de Cafetal por un tiempo limitado.

Grandes cacaos 2019

Junto al joven chocolatero Miguel Rodríguez de Herencia divina, proponen un sorbete basado en la nueva tableta creada en honor a  Belén Palacios, cacaotera reconocida como la ¨reina del quitiplᨠen Barlovento.

Esa tableta, estrenada recientemente como parte de su línea Herederos del cacao, está elaborada con 63 por ciento de cacao de Tapipa en Barlovento  (cacao de la siembra que fuera de Palacios, ahora en manos de sus hijos) y maíz tostado.  Está rellena de  toffee de caramelo y coco. Esa tableta es la base de uno de los sorbetes Grandes Cacaos de Fragolate. El otro,  creado en alianza con Herencia divina, es el logrado con tabletas de chocolate con cacaos de Tapipa en Barlovento.

Los otros dos sorbetes de esta edición de Grandes cacaos se lograron en alianza con  Ernesto Uranga,  de Cacao Santa Clara. Uno de los helados es a base de su tableta Torres, que elabora con granos de la hacienda centenaria que el productor Vicente Fuentes, cuida y preserva en Choroní.

La segunda tableta de cacao Santa Clara que adquiere forma de sorbete en esta colección de helados de Fragolate es Cepe. Uranga logra esta tableta con granos que él mismo busca en esta población de Aragua de tradición cacaotera donde el productor Vidal Díaz, se encarga de cuidar esa la plantación de larga data.

La propuesta de Fragolate

Los hermanos Pedro y Ramón Dahdah han logrado una comunidad de fieles gracias a los helados artesanales que ingenian. Muchos de ellos los proponen con sabores propios que conectan con las memorias felices y compartidas de muchos venezolanos.  También han ideado helados con sabores de ingredientes locales poco conocidos como las frutas amazónicas.

Inicialmente los ofrecían en el centro de Caracas, en su local del Metrocenter y a domicilio. Ante las recurrentes peticiones de que estrenaran una sucursal al este de la ciudad, el pasado 27 de abril abrieron un nuevo local en el Centro Comercial San Luis de El Cafetal. Un lugar que, desde su estreno, ha sido punto de encuentro para quienes buscan helados como el de merey, copoazú o bienmesabe.

En un taller apostado en el centro de Caracas elaboran artesanalmente estos helados con los que ya suman más de 80 sabores. De estos proponen 14 distintos a diario en sus dos locales y siguen creando nuevas propuestas ancladas en la memoria gustativa de muchos venezolanos.

En el transitado Centro Comercial Metrocenter del centro de Caracas y ahora en San Luis, quienes atienden la heladería, explican a los que llegan que ese helado color vino tinto intenso es de un fruto amazónico llamado manaca. También despachan los de sabor a chicha caraqueña o Cri Cri.

En una línea que bautizaron Sabores  nuestros, transforman el gusto de añoranzas en helados. “Comenzamos con Miramar y chicha caraqueña a base de arroz. Pero hemos seguido con otras alternativas, como Chocomenta o jalea de mango”, comparten sobre una variedad que, auguran, será la que más crezca.

A esa línea se suma la de frutas amazónicas como copoazú, manaca o arazá. También los helados de temporada que pueden ser de frutas como mango o ciruela de huesito.

Para acercarse a quienes estén distantes tienen el servicio a domicilio. También un carrito, bautizado Viviana, que ofrecen para eventos y fiestas.

*El nuevo local está en el Centro Comercial San Luis de El Cafetal. Abre de lunes a domingo de 11.00 a 7.00 pm. También  están en el centro comercial Metrocenter, en Capitolio de Caracas. Abren de lunes a domingo de 10.00 a 6.00 pm. En Instagram: @fragolatehelados. Para el delivery y el carrito se puede contactar a través de envios@fragolate.com

Aquí consiguen el video de Venezuela con gusto para Hispano Post sobre Fragolate

Los sabores de Navidad de Fragolate se suman a sus helados artesanales de gustos venezolanos

Rosanna Di Turi @Rosannadituri

Los artífices de la heladería artesanal Fragolate, los hermanos Pedro y Ramón Dahdah, ingenian constantemente nuevos sabores anclados en el gusto y memoria de muchos venezolanos. Desde el 2014 los elaboran artesanalmente en un taller apostado en el centro de Caracas, ya suman más de 80 sabores que han ingeniado, proponen habitualmente 14 que van alternando y siguen creando nuevas propuestas.

Por eso, en el transitado Centro Comercial Metrocenter de la esquina de la Bolsa en Capitolio, en un pequeño local sin alardes, es posible escoger entre sabores tan inusuales como manaca amazónica, merey, Miramar, cerveza Ipa, dulce de leche de búfala y en esta época, sabores navideños.

En las propuestas decembrinas, este 2018 retomaron el helado de torta negra para el que cuentan con una maceración madre de frutos secas que renuevan cada año, han hecho uno de dulce de lechosa, otro de ponche crema y la novedad: un helado en alianza con Miguel Rodríguez de Chocolatería Herencia Divina, en base a su turrón navideño Exótica, con un blend de chocolates con cacaos de Sur del Lago, Barlovento y Río Caribe,  macadamias, pasas, coco, miel y naranja. ¨Los sabores nos llevan a un pasado que siempre es agradable. Cuando pruebas el dulce de lechosa a lo mejor te puede recordar el que preparaba tu abuela. Son sabores que nos pertenecen¨, comparte Ramón Dahdah.

La línea de helados amazónicos fue la primera que llamó la atención. Gracias a la alianza con Lucy Quero de Sabores aborígenes, quien procesa la pulpa de frutas amazónicas, comenzaron a elaborar helados de manaca, copoazú o túpiro cosechados por comunidades indígenas que las llevan desde la selva hasta Puerto Ayacucho. También se atrevieron con un helado de hormigas limoneras del Amazonas. ¨Ha sido una locura. Algo que celebro del público venezolano es que está abierto a probar cosas nuevas. Nos atrevemos a probar y sabemos cuando es sabroso o no¨, comparte Ramón.

Luego comenzaron a dar más fuerza a los sabores anclados en la memoria de los venezolanos como bienmesabe o mango verde con sal en una línea que bautizaron Sabores  nuestros, con la que transforman el gusto de añoranzas en helados. “Comenzamos con Miramar y chicha caraqueña a base de arroz. Pero hemos seguido con otras alternativas, como Banana split, Chocomenta o Ricomalt”, comparten sobre una variedad que, auguran, será la que más crezca. ¨Son sabores que rememoran nuestra memoria gustativa. Hemos hecho, por ejemplo, Torta Bejarana, un postre de la Colonia que se ha ido perdiendo a base de plátano y pan de horno hecho de maíz cariaco¨.

Para acercarse a quienes están distantes del centro de Caracas tienen servicio a domicilio. Y también un carrito, bautizado Viviana, que ofrecen para eventos y fiestas.

*Fragolate está en el centro comercial Metrocenter, en Capitolio de Caracas. En Instagram: @fragolatehelados. Para el delivery y el carrito se puede contactar a través de envios@fragolate.co

Los nuevos helados con gustos tradicionales venezolanos de Fragolate

Por Rosanna Di Turi @Rosannadituri

Detrás de un buen helado puede haber laboriosas historias de empeño. Los hermanos Pedro y Ramón Dahdah, artífices de Fragolate, apostado en el Metrocenter del centro de Caracas, han sido constantes en crear propuestas que se enlazan con gustos de arraigo venezolano.

Luego de ingeniar sabores amazónicos, entraron en la categoría que bautizaron Sabores nuestros, en los que acaban de estrenar cuatro alternativas con buen anecdotario: sus helados de bienmesabe, torta bejarana, jalea de mango y conserva de coco.

Lograrlos ameritó aprender y desarrollar esas recetas, para luego transformarlas en helados con el apoyo del periodista Rubén Darío Rojas, quien fuera profesor de cocina en la Academia de Artes Culinarias (ACC). “Recreamos las recetas tradicionales. El bienmesabe original no llevaba suspiro y en eso nos basamos”, cuentan.

En ese postre aprovecharon la receta del bizcocho de la abuela de Rojas. Para la torta bejarana recrearon la receta de Mi Cocina de don Armando Scannone y consiguieron que los emprendedores de Fours Hands Cookings les hicieran el extinto pan de horno con maíz cariaco, que compran en el mercado de Chacao.

El helado de conserva surgió felizmente casi de manera fortuita, después de ver unas fotografías que los impulsaron a probar la combinación de coco con melado de papelón. El de jalea de mango amerita que lo elaboren con la paciencia que requiere esa conserva, para luego transformarla en helado. Los sabores los van alternando en la tienda y en el servicio a domicilio, pero aprovechan la cuenta de Instagram para avisar cuáles tienen disponibles cada día.

*Fragolate está en el centro comercial Metrocenter, en Capitolio, Caracas. En Instagram: @fragolatehelados. Para el delivery y el carrito se puede contactar a través de envios@fragolate.com

Fotografía cortesía Fragolate.

Añoranzas convertidas en helados por Fragolate en el centro de Caracas

Por Rosanna Di Turi @Rosannadituri

En el transitado centro comercial Metrocenter, en Capitolio, Caracas, quienes atienden en la heladería Fragolate explican a los que llegan que ese helado color vino tinto intenso es de un fruto amazónico llamado manaca o dan a probar el de copoazú, cosechado por comunidades indígenas que tardan ocho horas en curiara para llevarlos desde la selva hasta Puerto Ayacucho. Allí los procesa Lucy Quero y los convierte en la pulpa que envía congelada a Caracas para ser convertida en estos helados que se ofrecen en el centro de la capital.

Los artífices de esa iniciativa, los hermanos Pedro y Ramón Dahdah, no solo mantienen la propuesta de helados de frutas amazónicas que elaboran artesanalmente en un pequeño taller cercano a su local, sino que, además, no se detienen en dificultades y siguen ingeniando sabores.

En una línea que bautizaron Sabores  nuestros, transforman el gusto de añoranzas en helados. “Comenzamos con Miramar y chicha caraqueña. Pero hemos seguido con otras alternativas, como Banana split, Chocomenta o Ricomalt”, comparten sobre una variedad que, auguran, será la que más crezca.

A esa línea se suma otra, que han logrado con aliados de excepción. Una que idearon para el aniversario de Caracas, bautizada Grandes Cacaos, para la que aprovechan tabletas de Sur del Lago y Carenero de Chocolates Franceschi, y Río Caribe de Cacao de Origen, que resultan en sorbetes. También los que logran con café de Pietro Carbone, incluido uno de Cold Brew.  Esos sabores se van alternando en su propuesta y se suman a otras novedades, como el de papelón con limón.

Para acercarse a quienes estén lejos del centro de Caracas tienen el servicio a domicilio. Y también un carrito, bautizado Viviana, que ofrecen para eventos y fiestas.

*Fragolate está en el centro comercial Metrocenter, en Capitolio de Caracas. En Instagram: @fragolatehelados. Para el delivery y el carrito se puede contactar a través de envios@fragolate.com

heladería Fragolate explican a los que llegan que ese helado color vino tinto intenso es de un fruto amazónico llamado manaca o dan a probar el de copoazú, cosechado por comunidades indígenas que tardan ocho horas en curiara para llevarlos desde la selva hasta Puerto Ayacucho. Allí los procesa Lucy Quero y los convierte en la pulpa que envía congelada a Caracas para ser convertida en estos helados que se ofrecen en el centro de la capital.

Los artífices de esa iniciativa, los hermanos Pedro y Ramón Dahdah, no solo mantienen la propuesta de helados de frutas amazónicas que elaboran artesanalmente en un pequeño taller cercano a su local, sino que, además, no se detienen en dificultades y siguen ingeniando sabores. En una línea que bautizaron Sabores  nuestros, transforman el gusto de añoranzas en helados. “Comenzamos con Miramar y chicha caraqueña. Pero hemos seguido con otras alternativas, como Banana split, Chocomenta o Ricomalt”, comparten sobre una variedad que, auguran, será la que más crezca.

A esa línea se suma otra, que han logrado con aliados de excepción. Una que idearon para el aniversario de Caracas, bautizada Grandes Cacaos, para la que aprovechan tabletas de Sur del Lago y Carenero de Chocolates Franceschi, y Río Caribe de Cacao de Origen, que resultan en sorbetes. También los que logran con café de Pietro Carbone, incluido uno de Cold Brew.  Esos sabores se van alternando en su propuesta y se suman a otras novedades, como el de papelón con limón.

Para acercarse a quienes estén lejos del centro de Caracas tienen el servicio a domicilio. Y también un carrito, bautizado Viviana, que ofrecen para eventos y fiestas.

*Fragolate está en el centro comercial Metrocenter, en Capitolio de Caracas. En Instagram: @fragolatehelados. Para el delivery y el carrito se puede contactar a través de envios@fragolate.com

Helados en el centro de Caracas con sabor a frutas del Amazonas

Por Rosanna Di Turi (@Rosannadituri)

En el centro de Caracas, una pequeña heladería bautizada Fragolate y apostada en la efervescencia del Centro comercial Metrocenter permite encontrarse con sabores de frutas que prosperan en la selva venezolana y que muy pocos conocen.

Allí, el copoazú, pariente del cacao y con más pulpa que semillas, se transforma en dos propuestas, una de ellas con chocolate. La arazá, a la que llaman guayaba amazónica, les permite lograr un helado con acidez que recuerda a la parchita.

También aprovechan la manaca, con su jugo morado intenso que los indígenas asocian con la sangre y con bondades medicinales. Y el túpiro, con su particular sabor y su apariencia parecida al tomate.

La propuesta es de dos hermanos venezolanos de padres libaneses, Pedro y Ramón Dahdah, convencidos de la necesidad de ofrecer una alternativa distinta en el centro de Caracas. Por ello decidieron explorar sabores nuevos para sus helados.

En el camino consiguieron una aliada fundamental, Lucía Quero, de la Fundación Sabores Aborígenes, que transforma las frutas amazónicas que compra a comunidades indígenas en pulpas aptas para elaborar los helados.

La propuesta se concretó hace tres meses y los hermanos Dahdah, dedicados a darla a conocer con entusiasmo, se alegran de los buenos resultados. “En dos meses procesamos dos toneladas de copoazú. Y eso redunda en beneficios para más comunidades indígenas que las venden”.

Cuentan que muchos clientes llegan expresamente a pedirlos. Otros los saborean con la curiosidad atenta. “Aquí todo el mundo se atreve a probar”. Su idea es crecer en sabores, y si bien muchos les sugieren mudarse a otra zona de Caracas, ellos apuestan por el centro porque están convencidos de que los espacios no se abandonan, se rescatan.

*Fragolate está en el centro comercial MetroCenter, a la salida de la estación Capitolio del Metro, en el centro de Caracas. En Instagram: @fragolatehelados