Categorías
Artesanos Destacados Novedades Productos

La propuesta de la Cerveza artesanal Yaracuy

Por Rosanna Di Turi (@Rosannadituri) 

A sus 32 Andrés Del Cid no se detiene un segundo. En un momento de su vida, un reposo post operatorio lo llevó a aprender de cervezas por Internet, algo que desde la Universidad, donde estudiaba ingeniería, había querido lograr. 

En vista de que su familia tiene una empresa que elabora equipos de acero inoxidable, todo fue encajando hace seis años para que este ingeniero civil, junto a dos emprendedores más, apostaran una cerveza artesanal a la que bautizaron en honor a la región donde la logran: Yaracuy.

Comenzaron en un garaje y fueron creciendo. Ahora, en un pequeño galpón, ordenado y señalizado, Del Cid explica los detalles de quien sabe su oficio y detalla las escalas de esta cerveza artesanal que tiene cuatro variantes: una Blonde Ale, una negra tipo stout, una ámbar, estilo belga, y otra roja, tipo Ipa. Allí las elaboran en los equipos de acero elaborados por la familia para ese destino cervecero. ¨Tenemos cuatro tipos de cervezas básicas pero bien hechas¨, comparte Del Cid.

El vínculo con la región no es sólo porque allí se elabore. Algo clave que destaca de su cerveza es que usa agua de manantial de San Felipe. Otro distingo es que asume el proceso con la paciencia debida. Sus cervezas, explica, luego de que fermentan en tanques, pasan al sosiego de un cuarto de frío durante 21 días, para que esos sabores se estabilicen. 

Gracias a su empeño ha logrado estar en 30 restaurante en Caracas. Pero ahora quiere poner el foco en ofrecerla también en sifón para eventos. ¨Mi intención es crecer y ser grande. También fabricar a otros¨, dice quien no solo la elabora. También la ofrece en los eventos como Oktoberfest este mes.

En Instagram: @cervezayaracuy.

Categorías
Artesanos Destacados Novedades

10 claves de las cervezas artesanales venezolanas

 

Rosanna Di Turi (@Rosannadituri)

El movimiento de cerveceros artesanales del país ha evolucionado a su ritmo. Varios de ellos han apostado por convertir el hobby en su prioridad, sus fieles buscan más complejidad y hay encuentros para probarlas. Aunque las recetas sean foráneas, dejan clara su identidad venezolana. Aquí algunas pistas para disfrutarlas

  1. Espuma en movimiento

Las cervezas artesanales en el país tienen tenaces defensores. Varios emprendedores han apostado por convertirlas en su prioridad, creando espacios acordes para elaborarlas. “Ahora hay mayor formalidad en los procesos. Más conciencia de ofrecer cervezas de calidad más allá de un hobby. Eso amerita invertir en buenos equipos y formación. Muchos han subido de nivel convirtiéndolo en pequeña empresa”, cuenta Alexander Jiménez, quien junto con su esposa Ileana Chávez y Gabriel Albahaca elaboran las cervezas Norte del Sur, ya llevan 19 estilos y estrenaron en El Hatillo lo que llaman La Birrería: un pequeño galpón donde las preparan, dan cursos y planean crecer para ofrecer un lugar donde probarlas. En la Asociación de Cerveceros Artesanales, que crearon en 2013, suman 120 miembros, pero ahí están entusiastas y fabricantes. “Hay 90 marcas inscritas aunque funcionando son 30. Cada vez hay mejores cervezas. Varias marcas han ganado reconocimientos afuera”, afirma Luis Parilli, quien preside la asociación y junto con otros tres socios elabora Birra Capital.

2. La sed de sus fieles

Quienes las buscan, ya las llaman por nombre y apellido y eligen más complejidad. “Ya no te piden una negra, sino una stout”, explica Daniel Álvarez, de cervezas Yaracuy. “Hay demanda de cosas distintas y más complejas. Cuando comenzamos, mucha gente pedía cervezas más suaves y nosotros de alguna manera comenzamos a adaptarnos. Pero esa etapa está superada y la gente busca más complejidad”, dice Harold Pérez de cerveza Cacri quien suma 16 estilos, aunque no todas las elabore de manera simultánea. “Hay cervezas que hacemos por temporada, como la de Navidad, con especias como canela y clavo de olor. O una que hice con mandarina”, acota Pérez. Si alguien quiere probarlas y no sabe cuál elegir, Luis Parilli, de Birra Capital, propone la sugerencia: “La recomendación para principiantes es comenzar por las menos amargas e ir probando hasta crear su criterio de cuál le gusta más¨.

3. En todo el país

Las artesanales se multiplican en varias regiones y ofrecen alternativas en distintos lugares del país. En Mérida están los jóvenes pioneros de Mito que comenzaron en 2011 y han ganado dos reconocimientos internacionales. En San Felipe, Daniel Álvarez y su socio Daniel Del Cid elaboran en un pequeño galpón las cuatro alternativas de la cerveza que lleva el nombre de su estado: Yaracuy. En Margarita varios emprendedores proponen las suyas con sello regional: Miguel Soler, de Cerveza Artesanal del Caribe, ofrece una de ají margariteño y promete crecer.  En Trujillo, Hermann Pargas, uno de los creadores de Kuikas, invita, a través de su cerveza, a visitar Chejendé, su pueblo de origen. En Aragua, los emprendedores de Avalú proponen una de ají dulce. En Valencia y Puerto La Cruz también se multiplican. Tienen en común algunos rasgos aunque medie la distancia: pese a que las recetas sean foráneas, muchos buscan darle el sello de identidad. “Cuando la haces aquí es venezolana. Es fundamental el agua y quien las hace. Todos coincidimos en que hacemos con sello venezolano”, cuenta Alexander Jiménez. “Sí hay una coincidencia. Nos diferencian las ganas de hacerlo en un entorno adverso. Lo amamos más porque nos cuesta más hacerlas. Y nos ayudamos entre nosotros. Tenemos un chat con más de 80 cerveceros en el que intercambiamos ideas”, asegura Harold Pérez, publicista artífice de Cacri, una cerveza que elabora en Caracas desde 2013 y con la que ganó una medalla de oro en Kentucky.

4. Dónde aprender

La efervescencia de las cervezas artesanales en el mundo pemite que se comparta información por distintos medios para quienes tienen sed de aprender. También existen cursos locales que ofrecen los pasos para hacerlas y de donde muchos han salido con las ganas de un nuevo emprendimiento. En La Birrería, de los artífices de Norte del Sur, ofrecen un taller de ocho horas que organizan un sábado al mes. Y junto con la Universidad Simón Bolívar, ellos y otros cerveceros artesanales planifican un diplomado que comenzará siendo corto y promete crecer hasta 120 horas de cátedra.

5. Cómo conseguirlas

En la hermandad de las artesanales saben que una manera de ubicarlos es a través de las redes. “Cuando pocos comercializaban cosas por Internet, nosotros empezamos”, recuerda Harold Pérez. También hay restaurantes que han adoptado las suyas y las ofrecen en su carta, incluso con propuestas exclusivas para cada local. En Caracas hay lugares que las ofrecen como Hieylic en La Castellana y en La Muralla (El Hatillo).

6. Encuentros de burbujas

Cerveceros y sus fieles han ideado eventos para proponer varias alternativas en un solo lugar y al mismo tiempo, incluso cervezas de temporada que hacen para la ocasión. En noviembre de 2016, por ejemplo, se celebró en la plaza Alfredo Sadel de Las Mercedes la primera edición de Hop Festival (@hopfestivalve). Y varios cerveceros artesanales también crearon Beervana (@beervanave).

“Nosotros hacíamos encuentros entre cerveceros y mucha gente nos sugirió que por qué no hacer uno abierto al público. Al primero, en octubre de 2015, fueron 180 personas. Entre cinco marcas de cervezas podemos ofrecer hasta 45 estilos. Mucha gente va por las ediciones especiales”, cuentan en Norte del Sur, quienes para esas fechas hacen, por ejemplo, una cerveza madurada ocho meses en barricas.

7. Armonías posibles

A la hora de combinar con comidas, hay alianzas clásicas con cervezas: hamburguesas, pizzas y parrillas, por ejemplo. Pero hay muchas combinaciones, menos comunes, que pueden resultar felices. “Las cervezas fuertes como las IPA (Indian Pale Ale) pueden ir bien con carne de cerdo. Las tipo HefeWeizen van bien con arroces y pescados. Una IPA, con quesillo criollo va muy bien. También las negras con chocolate de alto porcentaje de cacao”, enumera Ileana Chávez, de Norte del Sur.

8. De cómo se hacen y conservan

Las numerosas variantes de cervezas nacen de la conjunción de la cebada, lúpulo, agua y levadura. Sin embargo, en esa alquimia entran las variantes de cada ingrediente. “En la calidad es fundamental la materia prima, el proceso y la limpieza. Invertimos más tiempo limpiando que cocinando. En nuestro caso las maduramos en frío”, cuenta Daniel Álvarez, de Yaracuy. Esos esmeros se pueden perder si las botellas no se trasladan o almacenan bien. “Si se exponen al sol, se oxidan. Bien almacenadas y refrigeradas pueden durar hasta dos y tres años. Hay que meterlas en la nevera. Si se dejan afuera, las levaduras adormecidas pueden despertar”, completa Álvarez.

9. Por estilos

Quienes están en el mundo de la cerveza hablan con soltura de los distintos tipos. Entre ese universo hay infinidad de alternativas, aunque algunas fundamentales. Entre ellos están la blonde, “rubias refrescantes, con amargo de medio a bajo y notas afrutadas”, señala el equipo de Norte del Sur. Las pale, “con cuerpo medio que invitan a un amargor balanceado, los aromas pueden ser frutales o cítricos”. Las IPA, o Indian Pale Ale, altas en alcohol y lúpulo porque su origen fue desafiar los viajes oceánicos. “En estas se consiguen intensidad aromática  y contraste en boca. También están las stout o negras, “más robustas, densas, maltosas. Con notas a café, cacao y chocolate. Son cervezas de cierre en una comida”.

 10. Distintas marcas venezolanas 

La mejor manera de seguir sus pasos es a través de redes sociales como Instagram. Cuando se sigue alguna, aparecen otras. Aquí, algunas direcciones de cervezas artesanales en el país:

@pissedesgottes, @cervezatovar, @venortedelsur, @cervezacacri, @birracapital, @cervezayaracuy, @mitobrewhouse, @kuikasbrewers, @cervezacoloniera, @socialclubvzl, @cerveceriaac, @cervezaespartana, @casabarcelobodega, @cervezatrovi, @cervezatepuy, @cervezaavalu.

Categorías
Artesanos Novedades

Yaracuy tiene su cerveza

Por Rosanna Di Turi (@Rosannadituri) 

Daniel Álvarez y Andrés Del Cid no llegan a los 30 años. Ambos estudiaron ingeniería en Caracas. Querían ingeniar su emprendimiento. Hace tres años y medio se mudaron a Yaracuy, comenzaron a elaborar cerveza artesanal y ahora tienen un pequeño galpón, ordenado y señalizado, donde emprenden con rigor las escalas de su cerveza que tiene cuatro variantes y particularidades.

Lo primero que destacan es que usan agua de manantial. “En la cerveza el agua es un elemento diferenciador. La de aquí es una de las mejores de Venezuela”.

Otro distingo es que asumen el proceso con la paciencia debida. Sus cervezas, explican, luego de que fermentan en tanques, pasan al sosiego de un cuarto de frío durante 21 días, para que esos sabores se estabilicen. “Una cerveza nuestra puede tardar entre 45 y 60 días en estar lista”.

Además, las vincularon a esa región, pues no solo se llaman Yaracuy: su negra stout se denomina Taria, como la zona de influencia negra de la región. La rubia, como el río. Tienen también una color ámbar, estilo belga, y otra roja, tipo Ipa, a las que vinculan con esa región que hicieron suya.

Categorías
Artesanos Destacados Novedades Productos

La multiplicación de la cerveza artesanal

Los entusiastas de las cervezas artesanales se multiplican. A los iniciadores de este movimiento efervescente en el país –los creadores de Cerveza Tovar, Pisse des Gottes, Mito en Mérida, Norte del Sur, Pilger, Old Dan´s, Cacri, Cervecería Avila entre otros- les sigue una avanzada de quienes también apuestan por proponer cervezas elaboradas en pequeña escala,  distintas a las habituales, que se multiplican y venden por Twitter y ya consiguen su espacio en algunos bodegones y restaurantes.

En esta efervescencia hay un elemento admirable a tener presente: la manera cómo han apostado por una asociación que los une, en lugar de dividirse. “Nosotros no competimos. Ya tenemos 80 cerveceros inscritos y 42 marcas artesanales en toda Venezuela”, saca las cuentas Alexander Jiménez, presidente de la asociación Avac, creador junto a su esposa Ileana de Norte del Sur, quien además ofrece cursos para elaborar cervezas de donde han surgido otros colegas de la espuma artesanal.

El movimiento no se queda sólo en Caracas. “Ya hay cerveceros en toda Venezuela: en Margarita, Barinas, Anzoátegui, entre otros lugares”. Un documental -¡Cerveza Carajo¡- dirigido por Domingo Simón y Daniel Ocanto hace un año y divulgado por las redes, cuenta las convicciones de estos emprendedores.

Las propuestas han despertado el interés de sommeliers y una creciente fanaticada comienza a manejar con naturalidad el hecho de beber una stout o una pale ale hechas acá. Aunque sean recetas foráneas, los emprendedores de este movimiento suelen apostar por nombres e incluso ingredientes, que dejan claro la impronta venezolana de sus cervezas.

Ellos las siguen ofreciendo a través de sus redes y en eventos que parecen multiplicarse: Este 14 de junio, por ejemplo, habrá una cata de cervezas artesanales en El Hatillo en la que estarán Cacri, Pisse des Gottes, Old Dans y Norte del Sur. El 3 de julio será La noche de las cervezas artesanales, también en El Hatillo, con más de 20 marcas en 20 locales.

Aquí las señás de algunos de ellos.

Pisse des Gottes. Una generosa vista al Ávila acompaña a Guillermo García y Claudio Leoni cuando elaboran en casa recetas de cerveza de los monjes belgas, producen su versión de  la Kölsch alemana, o su propia Indian Ale Pale. En ese afán artesanal, los dos músicos conjuran una sed que los ocupa desde 2009: la de elaborar cervezas ajenas a las habituales, que habían probado en otras fronteras. Bautizaron a su iniciativa Pisse des Gottes, comenzaron a ofrecerlas a través de las redes sociales y ahora son considerados los “pioneros” en una creciente cofradía, experta en lúpulo y cebada. “El venezolano tiene curiosidad y le gusta la cerveza. La idea es ofrecer alternativas distintas”. Elaboran distintos tipos de cerveza: English Pale Ale, Kölsh de Alemania, la ambarina dunkel, la oscura stout. Dan cursos de cómo elaborarlas. Twitter: @pisseDesGottes

Norte del Sur. Alexander Jiménez, ingeniero de sistemas y su esposa Ileana, odontóloga de profesión, han visto cómo la pasión por elaborar cervezas llena su agenda y espacios de la casa. Tras probar propuestas artesanales en otras fronteras decidieron elaborar las propias, investigaron, analizaron videos en Youtube, crearon un blog y el año pasado bautizaron sus cervezas Norte del Sur: las mismas que se ofrecen en catas e incluso en unos dispensadores para fiestas. “Hay dos tipos de cervezas: las que refrescan y las de deleite. Las primeras son las pilsen a las que estamos acostumbrados. Las de deleite tienen más cuerpo, más aromas. No son para tomarse 20 botellas. Esa es la cerveza que hacemos”.  Alexander e Ileana Jiménez elaboran distintos tipos de cervezas: pale ale, stouts negras, tipo belgas y Kölsch (alemanas de trigo). También una de café que hicieron en alianza con Pietro Carbone. También dictan cursos. Twitter: @VeNortedelSur

Old Dan’s. Daniel López y Leonor Villarroel, biólogos por formación, apuestan por sus propias cervezas artesanales en una iniciativa a la que llamaron Old Dan’s. Hace tres años una amiga de López le trajo levadura y lúpulo de Irlanda. Daniel ensayó unas recetas en casa. Le gustó lo que logró y a estas alturas elabora seis recetas. Tres habituales y otras de temporada, menos usuales y con toques locales: una de fresa, una de mango de hilacha y otra con miel de mastranto. Antes de crear falsas expectativas, aclaran: “La fruta aporta color y aromas, no necesariamente sabor”.  Twitter: @OldDans

Cacri. Harold Pérez, publicista de profesión, comenzó a elaborar cervezas para él y sus cercanos. A su iniciativa la bautizó Cacri con su consecuente lema: “cervezas sin pedigrí. Es modesta, única e independiente”. Elabora cuatro tipos: porter, negra y malteada.  Una abbey road ale, tipo belga. Una Indian Pale Ale y “una cerveza para chicas: es cítrica y se llama Lulú”. Twitter: @cervezacacri

Pilguer. Los hermanos Paul y Alfredo Sandoval también comenzaron en este afán de burbujas tras probar distintas cervezas extrafronteras. Este año decidieron dedicarse en serio a su pasión y en su casa de Los Teques elaboran cuatro tipos. “Hemos tenido una suerte increíble. Con las redes sociales todo se ha multiplicado y se ha convertido en una fuente de relaciones. Nos montamos en la ola en el momento justo”. Tienen cuatro tipos: hefeweizen (mitad trigo, mitad cebada), una negra stout, una tipo belga abbey ale y una más amarga: la Indian Pale AleTwitter: @cervezapilguer. 

Cerveza Yaracuy. Daniel Álvarez, Andrés de Cid y Oscar Barré decidieron crear una cerveza que lleva el bautismo de su región: se llama Yaracuy. Comenzaron hace un año y este mes se proponen ofrecerla en sifones en un local en San Felipe. “A la gente le ha encantado. Hemos ido a ferias en pueblitos y la gente se siente muy orgullosa de que exista una cerveza llamada así”.  Tienen tres recetas: una Kölsh, -“rubia, fresca y lupulosa de pura cebada, artesanal pero liviana”. Una roja English Mild Ale –“más equilibrada, un poquito dulce”. Y una cerveza negra –“más fuerte y muy tostada”- . Twitter: @cervezayaracuy.

Mitobrewhouse . En Mérida los hermanos Roberto y Nicola Di Zio  son bien conocidos por su cerveza. La comenzaron a elaborar  hace nueve años. Desde hace tres decidieron montar Mito Brewhouse, donde procuran cervezas para el gusto local: elaboran  una stout, una pale ale de cebada malteada y una tipo belga de trigo. También elaboran una de mora por temporadas. Las venden por sifón y en el Elefante Dorado de Mérida. www. Twitter: @mitobrehouse.

Dos Leones. José Guerra vivió en Chile donde aprendió a elaborar cerveza artesanal. Aquí se unió al abogado Janan Ekerman y crearon esta marca artesanal. Proponen lo que han llamado una Latinoamerican pale ale, una cerveza roja ale, y una negra stout. Han probado a elaborar con jengibre e incluso ají picante. Twitter: @dos_leones

Cerveza Falcón. Mario Loaiza y José Antonio de Luca hacían cerveza en Punto fijo por hobby, descubrieron que no estaban solos en el movimiento y acaban de estrenar esta propuesta que tiene como imagen un chivo y apela a los nombres de su región en el bautismo: su stout, por ejemplo, se llama La Sierra, para recordar su proveniencia. Twitter:@cervezafalcon

Cervezas Doble A. “Creo que a la gente les gusta porque consiguen un sabor diferente y además apoyan algo hecho acá”, cuenta Aníbal Briceño, quien junto a Arturo Chang –ambos ingenieros- decidieron elaborar las cervezas Doble A en Caracas. Uno de ellos las hacía en su casa, contactaron a la asociación, se lo tomaron en serio y han ido creciendo: ofrecen una Pale Ale, Red Ale y Stout. Twitter: @cervezadobleA

En locales

Aunque la producción es limitada, ya prosperan lugares que impulsan las cervezas artesanales y otros que proponen catas. En La Viña del Señor del Centro San Ignacio han organizado varias degustaciones. Restaurantes como Leal y Alto, se suman a los locales que las ofrecen. Bodegones como Alto Prado y Hielic en Altamira las proponen. Locales como Pueblus, La Beat Entente de El Hatillo y Montaditos del Centro San Ignacio fueron de los primeros en ofrecerlas.

Sus precios: En los bodegones están entre Bs. 390 y Bs. 450.  En venta directa están entre Bs 300 y Bs 400.