Categorías
Destacados Novedades Restaurantes

Las novedades del chef Carlos García en Alto para compartir

Por Rosanna Di Turi @Rosannadituri

Hace una década el chef Carlos García comenzó a liderar las cocinas el restaurante Alto, en la urbanización Los Palos Grandes de Caracas, y hace siete años comenzó felizmente a apostar por la cocina venezolana, logrando en ese trayecto dar con su sello al mostrar los sabores propios. “Nos fuimos inicialmente por platos tradicionales. Después trabajamos con el sabor, el gusto, pero siendo más libres”.

Este mes, García y su equipo acaban de estrenar un menú en sintonía con ese propósito y el estilo que han decantado en el camino. “Nos estamos alejando de algo fancy para sentirnos más a gusto y ofrecer lo que comeríamos todos los días: comida rica. Los platos están más llenos de gusto, de guiso, de sabores tradicionales que nos reconfortan. Entendemos que estos 10 años han sido para compartir¨.

Por ello, muchas de las preparaciones están pensadas para dos personas, como una carrilera en salsa criolla reducida, que es trinchada en la mesa por los mesoneros. O un pescado sudado servido con arepitas de nata, que tuvo como base las recetas del libro Mi Cocina de Armando Scannone. La carta puede comenzar con un ceviche de mandarina y guayaba, seguir con una sopa de gallina, para luego proponer el “arroz pegado”, que muchos buscaban en la olla en un plato con ingenio y gusto.

“La idea es que la gente pueda compartir más”, afirma García. “Yo hablo de recuerdos a futuro. Quisiera que la gente no solo recuerde la comida, sino también el momento y con quien congenió. Es un menú donde la mesa sigue siendo un espacio para compartir”, destaca. Los jueves en la tarde proponen un nuevo after office en la terraza, habitualmente con ron y habanos. Ahora también abren los sábados.

Fotografía: cortesía restaurante Alto

*Restaurante Alto está en la primera avenida de Los Palos Grandes, en Caracas. En Instagram: @restaurantalto

Categorías
Destacados Novedades

Los recorridos con honores del chef Carlos García

Por Rosanna Di Turi (@Rosannadituri)

El chef Carlos García ha cocinado méritos de altura. Uno de ellos, el más reciente, es que Restaurante Alto que lidera está de nuevo en la lista de los 50 mejores de Latinoamérica según el ranking de The Latin America’s 50 Best.

Ese es un logro mayor si se tiene presente la coyuntura del país en la que es difícil que quienes votan de otras latitudes vengan con regularidad. “Cada vez que figuramos siento que es un milagro más grande. Mucha gente me dice que si no fuera por la situación de Venezuela, nuestra puntuación sería más alta”, contaba a su regreso de Ciudad de México, donde se revelaron estos reconocimientos y en la antesala a un viaje a Colombia donde cocinó a beneficio de la Fundación Corazón verde, que ayuda a las esposas de policías que perdieron la vida en conflictos.

El ranking de los mejores de Latinoamérica se logra gracias al voto de 252 entendidos en la región que mantienen su anonimato. Es la lista hermana de The Worlds 50 Best y ya tiene cuatro años. En todas las ocasiones el restaurante liderado por García ha figurado allí, esta vez en el puesto 32 y como mejor de Venezuela. Carlos García, que estuvo en la entrega, lo celebra. “La gente no tiene idea del esfuerzo que hacemos”.

Carlos García ha cocinado en su restaurante Alto una propuesta en sintonía con las tendencias de vanguardia, pero con ingrediente y recetas con sello venezolano. Platos con identidad con los que ha viajado por el mundo mostrando parte del gusto posible en este país.

Luego de la entrega de estos reconocimientos, fue uno de los chefs invitados a cocinar en Millesime México, un evento de grandes dimensiones en el que ofreció cenas junto a colegas como Kamilla Seidler de Gustu en Bolivia (fue reconocida como la mejor mujer chef de Latinoamérica en los 50 Best) y Mitsuharu Tsumura de Maido en Lima, con el segundo lugar en la lista.

En ese evento García preparó para cientos de personas, entre los que estaban encumbrados empresarios, un ceviche de plátano y su emblemático postre Tierra de cacao. Allí también estuvo la chef Mercedes Oropeza ofreciendo una olleta de rabo, empanaditas de cazón y su reina pepeada en conchitas de arepa pelá.

Meses atrás, García tuvo otro reto bastante diferente en Río de Janeiro en Brasil. Allí fue parte de los chefs que apoyaron en el Refettorio Gastromotiva ideado a semejanza del que creo Massimo Botura en Milán, creado por la iniciativa de este chef italiano que está de primero en la lista de los 50 Best con su Osteria Francescana y en alianza con el chef brasileño David Hertz, que lidera el proyecto social Gastromotiva.

El Refettorio se estrenó a propósito de las Olimpiadas. Allí se proponen lograr comidas dignas para combatir la malnutrición con ingredientes que son descartados en grandes cantidades antes de vencerse. Todo es transformado en platos gratuitos para indigentes. El chef Alex Atala de D.O.M cocinó uno de los días y llevó lo que había preparado para el puesto de Qatar en la fiesta olímpica. “Ese día comieron lo mismo que el príncipe de esa nación”, cuenta García.

Carlos García por su parte preparó caraotas con pasta y asado negro, con los excedentes de la villa Olímpica. El restaurante creado funciona como una escuela de cocina y estará abierto al público a la hora del almuerzo con el concepto de «pague al mediodía y done la cena”. “Un señor de los indigentes me dijo en portugués que por primera vez se sentaba a comer para disfrutar y no solo para matar el hambre”, cuenta el venezolano de esta experiencia.

Este mes de octubre García tiene un reto distinto en lugar y comensales. Cocinará durante una semana, almuerzos y cenas, en un encumbrado club privado de Londres donde replicará los 22 platos del menú que tiene en Restaurante Alto en este momento. Los sabores ideados allí le han permitido mostrar el gusto a Venezuela, desde su mirada y propuesta.

Fotografía Marcel Cifuentes

Categorías
Destacados Novedades Restaurantes

Las barras de Carlos García

Carlos Garcia_Foto Marcel Cifuentes/Cortesía Alto

Las buenas conjunciones hay que aprovecharlas. El chef Carlos García del restaurante Alto sentía las ganas de proponer también, en otro espacio, «una cocina más sencilla, de todos los días». Un local en el Altamira Villages -ese nuevo espacio de estreno en Caracas donde coinciden varias propuestas-  dio el escenario que buscaba y allí estrenó el pasado 23 de julio, Alto Bar con buen augurio.

En un espacio informal, con terraza abierta y dos niveles, se puede comenzar la noche ante una carta que anuncia, con honestidad y en franco «venezolano», que la primera alternativa son «Vainas para picar». Allí se pueden compartir platos con gusto cercano y cuidada propuesta como la brioche de asado negro y plátanos; una bandeja de ‘fritangas’ donde coinciden empanaditas, tequeños y croquetas como la de morcilla; un aguacate relleno que recuerda al emblemático coctel de camarones o los patacones con pernil y ensalada rallada. Todos propuestos con el talento de este veterano que ha apostado por los sabores propios para ofrecerlos con mirada nueva.

«Queremos ofrecer platos de comfort food , donde no sientas la presión de lo desconocido. Que sea una proopuesta para disfrutar sin formalidad», cuenta García. El bar ofrece vinos -por copas o en botella- destilados, espumantes, y una carta de cocteles con tres variantes: Los clásicos, los «nuestros»- como guarapitas- y los del bar con recetas propias.

Un domingo al mes, propondrán un drunch: es decir, una inusual propuesta de brunch, pensada para adultos, que comienza a las 11:00 am con la barra abierta.

Alto Bar está en Altamira Village donde convergen la Avenida Luís Roche y la 5ta. transversal de Altamira, Municipio Chacao, Caracas. Abre de sábado a martes de 5:00 pm a 2:00 am. El precio promedio puede estar entre 1700 Bs. por persona. No se requiere reserva.