Categorías
Novedades y Eventos

Experta en chocolate

Chloe Doutre-Roussel probó el chocolate cuando tenía tres semanas de nacida y el embelesó fue inmediato. Tanto, que ha consagrado su existencia a esta pasión que renueva todos los días.  «La mañana me parece ideal para disfrutarlos. Mi cuerpo está alerta, los entiendo y gozo mejor. Cuando se tiene un chocolate especial, lo ideal es probarlo dos o tres horas después de la comida», cuenta.

A lo largo de su vida, dos episodios fundamentales la encaminaron a su gustoso destino. Primero, trabajó en París  junto al célebre chef Pierre Hermé en Ladurée donde se encargó de las compras de chocolate. El segundo episodio es no menos singular. «Trabajé en Fortnum & Mason en Londres, como compradora de chocolate y allí me hice famosa», dice quien venció a 3.000 contrincantes en ese cotizado cargo.

La autora de Chocolate para entendidos, quien ahora es consultora de manera independiente, vino a Venezuela por sugerencia de María Fernanda Di Giacobbe e invitada de la Semana del Cacao organizada por KKO Real en Guatire. Desde su mirada rigurosa visitó Chuao, viajó a La Hacienda San José, dio sus ponencias y se enteró, de cerca, de ese panorama del cacao venezolano. 

Ella llegó con la inquietud que conoce gracias a las marcas foráneas: «Muchas tienen problemas para comprar cacao venezolano y eso es preocupante. Van gastando el stock, y si no tienen garantía, pues no lo incluyen en las recetas». Ante una bendición que goza este país, falta mucho por hacer para aprovecharla. «Venezuela tiene tan buena reputación con su cacao que si se facilitara la exportación, vendrían a buscarlos. El buen cacao venezolano, bien tratado, se puede vender cuatro y cinco veces más caro que el precio del mercado».

Desde su paladar experto puede explicar bien qué lo distingue. «El cacao fino venezolano -aquellos que tienen más sangre criolla-, cuando es bien tratado y fermentado, le otorga a los chocolates gran personalidad, porque tiene una complejidad superior en aromas». Claro, merece ser bien tratado para dar lo mejor de sí mismo.

Al final del viaje, se fue con buen gusto en la boca. «He conocido gente muy dinámica trabajando duro en un contexto difícil. Me voy más fascinada por eso. Tanta gente con optimismo, me contagió».

 

Por Rosanna Di Turi González

Periodista especializada en gastronomía, editora de esta página. Convencida de que nuestros sabores son un gustoso lugar de orgullo y encuentro para este gentilicio. Fue gerente editorial de la revista Todo en Domingo de El Nacional y autora de los libros ABC del Vino, Ron de Venezuela y El legado de Don Armando. Twitter: @Rosannadituri

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recipe Rating




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.