Categorías
Guillermo Vargas Vinos

Historia inicial de Bodegas Pomar

El vino, más que un producto, es un símbolo de cultura vinculado al hombre desde su nacimiento. Una historia hecha con pasión y esfuerzo, hasta convertirse en tradición; tradición que nació en Venezuela con Bodegas Pomar, hace ya treinta años.

En el decenio de los ochentas del siglo veinte se generó un gran interés de producir vinos en Venezuela, gracias al creciente consumo de vinos importados, y algunos nacionales elaborados con mostos concentrados importados.

En 1983, comienza la historia de Bodegas Pomar, con la coincidencia de la iniciativa de dos empresas: Cervecería Polar, de Venezuela y la Societé Richter, de Francia, de fundar viñedos para la producción de vinos de alta calidad en Venezuela, basado en estudios  técnicos realizados a partir de 1974, por el Instituto de la Uva, organismo adscrito a la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado (UCLA), de Barquisimeto.

Dichos estudios de clima y suelo a nivel nacional, determinaron que la mejor región para cultivar uvas para vino se encontraba en la zona semi-árida del estado Lara, ubicada entre El Tocuyo y Carora. 

Luego, entre los años 1984 y 1986, coinciden Cervecería Polar, Martell de Venezuela y Domaines Cordier, de Francia, para realizar un proyecto de investigación constituido por un viñedo y una bodega experimental, con el asesoramiento técnico del Instituto de la Uva; para lo cual se escogió la zona de Altagracia, población cercana a la ciudad de Carora y se creó, para ejecutar el proyecto la empresa Bodegas Pomar, con la unión de Polar y Martell. 

En 1986 se funda en Altagracia, al pie de la Sierra de Baragua, en estado Lara, un viñedo experimental de cuatro hectáreas, con el asesoramiento técnico del Instituto de la Uva, de la UCLA.

Su objetivo principal fue consolidar y ampliar el paquete tecnológico para el cultivo de la vid, generado por dicho Instituto, y utilizarlo en el viñedo definitivo.

Igualmente se instaló una bodega experimental en la ciudad de Carora, para elaborar los vinos con las uvas obtenidas.

En dicho viñedo, se plantó un grupo de variedades o cepas nobles de vid, nativas de Francia, España e Italia, en una investigación que duró cinco años; tiempo en el que se evaluó su aptitud enológica, pudiéndose seleccionar las de mejor desarrollo y que aportaron los vinos con las mejores características organolépticas, como resultado de su interacción con el clima y suelo de la zona. 

Los resultados de esta investigación fueron presentados en el Congreso Mundial de la Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV), en 1992; y las variedades seleccionadas fueron: de Francia, las tintas Petit Verdot, Syrah, y las blancas Chenin Blanc, Malvoisie, y Muscat D’Petit Grain; de España, las tintas Tempranillo, Garnacha y Monastrell (Mourvedre) y la blanca Macabeo; y de Italia, las blancas Malvasía Istria y Moscato Bianco.

Con estas variedades se fundó el primer viñedo, en 1988, que dio su primera vendimia en 1990, para elaborar los vinos marca Viña Altagracia. El vino, más que un producto, es un símbolo de cultura vinculado al hombre desde su nacimiento. Una historia hecha con pasión y esfuerzo, hasta convertirse en tradición; tradición que nació en Venezuela con Bodegas Pomar, hace ya treinta años.

Visita el Instagram @guillermo.vargasg

Por Guillermo Vargas

Ingeniero agrónomo, máster en Viticultura y Enología, profesor universitario y catador Internacional es el enólogo que durante dos décadas y desde sus inicios estuvo a cargo de los vinos de Bodegas Pomar. Sigue allí como asesor y figura clave en los recorridos de @clubpomar

3 respuestas a «Historia inicial de Bodegas Pomar»

He tenido la oportunidad de estar muy de cerca de los vinos Pomar desde la prinera vendimia simplenente como consumidor y gran promotor de ellos por como vinieron mejorando hasta lograr la exelencia ,ademas la palabra de tano orgullo , hecho en Venezuela

Excelente y que orgullo haber acompañado a Guillermo desde sus inicios, de la mano del gran amigo y profesor Dr. Humberto Fontana ( q.e o.d). En especial en el manejo de la materia orgánica para la fabricación de abonos orgánicos a partir de los residuos orgánicos del proceso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *