Categorías
Entrevistas Novedades

Entrevista a Eyla Adrián

Las Tías

¿Qué plato venezolano te recuerda tu infancia?

Las hallacas. Mi mamá, tachirense prepara las multisápidas al estilo andino, con el guiso, mayormente de cerdo crudo, incluyendo en los adornos los garbanzos. La dinámica, como en muchas casas, era por meritocracia, la cual en nuestro caso era la ´nacióprimerocracia´ y las tareas más cool las hacían mis hermanas mayores. Por muchos años estuve relegada al lavado de hojas, hasta que me rebelé y me ascendieron al picado de aliños. De allí a la masa y el ´armado´ de las hallacas fue un paseo. Recuerdo a mis hermanas muertas de risa estirando a mano la masa sobre las hojas, a mamá diciendo cuántas pasas exactas había que echar en cada una, o a mi echando sal escondida de mi mamá, en el guiso. El resultado, luego de tres horas de cocción, siempre era una fiesta, solo superada por cualquier cosa que comiésemos en enero, cuando se acababa todo el hallaquero que hacíamos en la casa y que nos comíamos con gusto infinito durante todo diciembre.

¿Quién cocina en tu casa?

Tenemos un ritmo de trabajo que no nos permite estar mucho entre fogones, así que la verdad sea dicha, nuestro día a día ha sido satisfecho por nuestra asistente del hogar que cocina como los Dioses. Ocasionalmente cocina mi esposo, quien se formó para tal fin y nos prepara unos festines extraordinarios los fines de semana  pero con la llegada del confinamiento me reconcilié con la cocina y la verdad no se me da mal, hago y disfruto desde un pie de limón hasta una polvorosa de pollo. Creo que ya no me volveré a distanciar de la cocina. Nos enamoramos esta vez.

¿Qué no puede faltar en tu nevera?

Huevos, queso y leche.

¿Cuál es tu mejor secreto de cocina?

Lavar todo a medida que se va cocinando. La cocina toda loca me impide disfrutar el placer de la mesa. Yo termino de cocinar y solo está sucio lo que se está usando.

Plato que le preparo a mis hijos

¡Panquecas! Mamá hacía su propia mezcla con harina, leche, azúcar, huevos y polvo de hornear y le quedaban gordotas. Yo también las hago igual, pero como nunca he sido de medir porciones, solo para la repostería que es una ciencia exacta, a veces me quedan robustas y otras medio ´firifiriadas´.

Secreto de seducción

El amor. Creo que me ven tan entregada cuando cocino que pico todo chirriquitico y le quito las semillas a todo, que lloro si se me pasa la sal, que cada vez que hay comida de mamá (yo) en la mesa saben que tendrán una sorpresa. Entienden que soy una cocinera insegura. Con un esposo chef la competencia es dura, pero valoran mi esfuerzo y lo recompensan con un dos por dos: todo lo que en lo que tardo más de dos horas cocinar, a ellos les toma menos de dos minutos para comer.

Postre venezolano favorito

No sé si es muy criollo, la verdad nunca lo he investigado, pero el quesillo es mi postre venezolano favorito. Sabe a fiesta, a cumpleaños, a peleas con la tía que lo corta finito para que rinda, a servirme de primera para regresar luego con cara de yo no fui. Es un placer para mi y no falta  en mis celebraciones familiares.

Una anécdota que quieras compartir

No es una anécdota como tal, pero sí tiene que ver con mi forma de cocinar lo que mata de risa a mis hijos y esposo. Ellos me ven muy académica consultando recetarios pero cuando voy a la acción, solo hago lo que me acuerdo, es decir, leo la receta, hago lo que recuerdo y ¡a comer! Todo es irrepetible!  

Por Rosanna Di Turi

Periodista especializada en gastronomía, editora de esta página. Convencida de que nuestros sabores son un gustoso lugar de orgullo y encuentro para este gentilicio. Fue gerente editorial de la revista Todo en Domingo de El Nacional y autora de los libros ABC del Vino, Ron de Venezuela y El legado de Don Armando. Twitter: @Rosannadituri

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *