Categorías
Destacados Novedades Recomendados

10 consejos para servir la mesa con propiedad en tiempos estrechos

Las Tías

Por Rosanna Di Turi (@Rosannadituri)

En un momento en el que poner la mesa con propiedad resulta un reto complejo, se impone activar la creatividad y el criterio para que la alimentación no sufra en balance ni en gusto. La chef Mercedes Oropeza y la nutricionista Rosa Benitez comparten algunas claves para aprovechar los ingredientes disponibles en esta coyuntura y ofrecen consejos para sacarle el mejor provecho a la compra.

1. De temporada. Es útil recordar que, según la época y el mes del año, hay en el país ingredientes que se consiguen más fácilmente y posiblemente más económicos porque es su temporada. La chef Mercedes Oropeza lo recuerda. “Te das cuenta cuando vas a los mercados y preguntas los precios. Lo que está más económico al precio habitual es porque está de temporada”. Y para no cansar a nadie, propone lo que ella pone en práctica en casa. “Lo ideal es comprar más de esos ingredientes y buscar distintas recetas para que nadie se fastidie”.

2. Qué falta para compensarlo. Valga un ejemplo para ilustrar este reto: La leche es parte de la cotidianeidad de este gentilicio. “Estamos acostumbrados a tomar mucha. Es costumbre y un hábito arraigado. Es nuestra más importante fuente de calcio, además de energía y proteínas” recuerda la nutricionista Rosa Benítez. En esta coyuntura en la que puede ser difícil adquirirla, Benítez recuerda tener presente lo que aporta y cómo conseguirlo. “Es importante recordar que hay otras fuentes de calcio a las que se puede recurrir: el brócoli, las acelgas, los granos blancos. Se les puede dar protagonismo para mantener el aporte de calcio”. Otras alternativas posibles se pueden conseguir en el yogurt. También en el queso, aunque con moderación. “No podemos pretender que todo el calcio que necesitamos lo aporte el queso porque tiene altos niveles de grasa y colesterol. Normalmente están hechos con leche enteras”.

3. Hora de los granos. “El venezolano come mucho granos” reconoce Mercedes Oropeza. Es válido recordar que hay distintas formas de prepararlos, más allá de las habituales. “Las habas y las llamadas ‘cara sucia’ se pueden proponer en ensaladas. Para ello se hierven hasta que queden blandas pero firmes, se preparan con una vinagreta, cebolla y cebollín picaditos. Se pueden dejar remojando la noche antes de prepararlos con bicarbonato para que suavice su piel”.

4. Lograr el balance necesario. Siempre será útil tener conciencia de lo que sirve en la mesa y sus bondades. “Hay que ver qué nutriente aporta el producto que está en escasez. Las harinas, por ejemplo, aportan carbohidratos. Pero estos también se consiguen en las papas, la yuca, el arroz o la avena. Hay que buscar el equilibro. Y en esta coyuntura lograr un menú equilibrado, variado y suficiente”, recuerda la nutricionista Rosa Benítez. Para ello hay que tener presente qué ofrece cada alimento. “Es importante saber qué aporta carbohidratos, grasas y proteínas. Si no tengo para hacer arepas, y solo como de desayuno un huevito con queso, me falta el carbohidrato. Es importante reconocer qué nutriente aportan lo que falta en la despensa y cómo lo puedo sustituir”.

5.Nada sobra.  “Hay que tratar de cocinar lo justo. Y si queda, reciclar. Si sobró arroz, se ralla queso y se hacen torticas. Si queda puré de papa, se pueden hacer croquetas. Si quedó carne, se puede hacer un revoltillo con huevo. Con los vegetales, se puede hacer un gratén. Es importante no botar comida”, recuerda Mercedes Oropeza.

6.En procura de vitaminas. Hay hábitos que, cuando no se pueden seguir temporalmente, nos dejan con una interrogante. “Hay productos enriquecidos como la harina de maíz y de trigo que además de su aporte en carbohidratos, se cuentan como fuente de vitaminas y minerales en nuestro consumo diario. Si están en temporal escasez, hay que conseguir ese aporte en otros ingredientes”, recuerda la nutricionista Rosa Benítez. “Las vitaminas se pueden conseguir en frutas, verduras y hortalizas. Y los carbohidratos en el arroz, la avena, la papa, yuca o ñame”. Por ello, siempre es pertinente preguntarse cómo lograr lo mejor en tiempos adversos. “Hay que aprovechar la coyuntura para sacar algo positivo. Si hay verduras y frutas, aprovechar el momento para darle protagonismo en la dieta. Los vegetales verdes son aliados porque tienen muchas vitaminas. Son ricos en nutrientes y tendemos a obviarlos porque en la dieta en general del venezolano no son bien recibidos”, recuerda Benítez.

7. Recurrir a los olvidados. Hay ingredientes que no siempre se tienen presentes y que pueden ser de utilidad. La chayota es buen ejemplo. “La gente la quiere o la odia. Mucho de lo que se hace con papas se puede preparar con ella. Es un acompañante buenísimo. No engorda tanto. Se puede sancochar y preparar un graten o servir con una vinagreta. Es noble, neutra, económica y se adopta los sabores que le quieras poner”, recuerda Mercedes Oropeza.

8. Variar con conciencia. Si no se consigue en los anaqueles todo lo que se busca, es hora de planificar con conciencia. “Es importante mantener la dieta variada. Es útil planificar el menú dentro de lo que está a la mano, de la forma más equilibrada posible”, recuerda Rosa Benítez.

9. El dulce necesario. Ante las carencias, Mercedes Oropeza recuerda varias alternativas de postre. “La receta de quesillo del libro rojo de Scannone no lleva leche condensada. Hay manjares que se elaboran con Maizina. Se puede volver a los dulces de antes, como los hechos de almíbar”, comparte.

10. Buscar ideas en recetarios confiables. Se suele recurrir a lo que se cocina de manera regular. Pero siempre será un buen consejo, diversificar lo que se sabe para buscar nuevas alternativas. Explorar recetarios como los de Armando Scannone, por ejemplo, ofrece ideas de nuevas posibilidades.

Por Rosanna Di Turi

Periodista especializada en gastronomía, editora de esta página. Convencida de que nuestros sabores son un gustoso lugar de orgullo y encuentro para este gentilicio. Fue gerente editorial de la revista Todo en Domingo de El Nacional y autora de los libros ABC del Vino, Ron de Venezuela y El legado de Don Armando. Twitter: @Rosannadituri

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *