Categorías
Destacados Emprendedores y Artesanos Novedades Recomendados

Cinco gustosas propuestas artesanales en Mérida

Las Tías

Por Rosanna Di Turi (@Rosannadituri)

LA COCINA DE NELSON PARA LLEVAR

Llevar a casa una carne de lechón o de cordero ya preparada por un cocinero es una posibilidad que se agradece. Nelson Castro decidió ofrecer esta alternativa en Mérida. Allí se ha dedicado a una propuesta de cocina merideña contemporánea, con los ingredientes que consigue gracias a productores cercanos. Lo hizo en el restaurante La Sevillana de La Pedregosa hasta este febrero. Cerrado ese ciclo, decidió avanzar con esta idea a la que bautizó Cocina pa’ llevar, En bolsas al vacío propone platos listos como cordero o lechón confitados al horno, tequeños con reducción de papelón y picante o mostazas de su autoría.

Cocina pa’ llevar se consigue en Delicateses Ital mérida y a través de sus redes. En Instagram: @cocinapallevar.

SONY DSC
Fotografía Anthonny Arias (Instagram @anthonnyag)

LA PROPUESTA DE PAN COMIDO

Viviana Moreno daba clases de diseño en Mérida y ama el pan. Juan Pablo Márquez, su pareja, es ingeniero, estudiaba su maestría y quiso preparárselo para que nunca le faltara. Decidió probar en serio y compró un saco de 45 kilos de harina para explorar posibilidades de manera empírica.

Aprendieron y comenzaron a compartir con los amigos y los hacen con tan buen tino que sus cercanos les sugirieron que les pusieran precio. Así, en 2014 empezaron a comercializar en Mérida esos panes generosos en tamaño que hacen de la manera más artesanal: con masas madres que ellos mismos elaboran —y con las que conjuran la escasez de levadura—, la paciencia de 12 horas de leudado y procurando calidad: son pocos panes, pero cada uno tiene el esmero de las cosas bien hechas. Bautizaron Pan Comido a su iniciativa y en imágenes bien tomadas que publican en Instagram, comenzaron a compartir las buenas nuevas de sus elaboraciones.

A estas alturas ofrecen 12 tipos, 4 de concha dura, entre los que se encuentran los panes con chocolates Paria, de avena, integrales con ajonjolí, con orégano o tipo brioche. Se mudaron a un pequeño laboratorio en la casa donde creció Juan, en La Pedregosa, y ahora se dedican ambos, con la pasión que despierta el buen pan, a esta labor.

*Sus panes se consiguen en tiendas de Mérida como Toscana. También por encargo a través del 04247420008. En Instagram: @pan_comido

Cafe del Fundo 1
Fotografía Anthonny Arias (@anthonnyag)

EL BUEN CAFÉ DEL FUNDO

Don Ramón González decidió, a su retiro, dedicarse a las plantas de café que crecían en sus dominios. Ingenió una máquina artesanal para tostarlo. Y fue tal la pasión que le puso a su empeño, que contagió primero a su hija Liliana, administradora de formación, luego se sumó su yerno Carlos. Y ahora toda esta familia comparte la pasión por el buen café: hicieron cursos de barismo y de tostado, con sus consiguientes certificaciones. “Allí entendimos que el amargor es un error y la acidez una virtud en el café”.

Aprendieron también a tomar el café sin azúcar y el que logran es perfectamente  Y en sus dominios ahora siembran, cosechan, tuestan, seleccionan, muelen y empacan El café del fundo. Viven junto a las plantas que crecen a 1.600 metros. Allí, en un aparte de la casa familiar, tienen la tostadora. Luego de sus trabajos habituales, Liliana y Carlos se dedican a esta pasión de estreno, y se sientan a seleccionar los granos que van a tostar, luego eliminar los muy quemados. “Si se notan los aceites y está brillante se quemaron sus azúcares. Un grano aceitoso perdió atributos. Y eso genera amargor en taza. ”.

Los tuestan como aprendieron: sin quemarlos para preservar sus atributos. También reciben el café seleccionado de productores de los Pueblos del sur a los que les transmiten sus criterios. “Hay que tener cuidado en todas las fases porque el sabor sale en la taza. Si tienes un buen café y lo tuestas mal, lo pierdes».

*Ofrecen tres tipos de café. Uno gourmet y dos Premium: uno con tostado más ligero y otro para espresso. Se consiguen en algunos locales de Mérida y Maracaibo. Su Twitter e Instagram: @cafedelfundo

Chocolates la Mucuy
Fotografia Anthonny Arias (@anthonnyag)

BOMBONES CON GUSTO A MÉRIDA

Gabriela Ramírez tiene la generosidad andina que se agradece. Junto a sus hermanas decidió apostar hace cinco años por un dulce oficio, que también se celebra. la elaboración de bombones en los que encierran sabores como el de las moras de la región, la parchita o el tamarindo. Transformaron una parte de su casa familiar en un cuidado laboratorio y en Chocolates La Mucuy siguen multiplicando esas creaciones que no se detienen.

Desde hace un tiempo cuentan también con sus propias barras saborizadas con Chocolate El Rey como base. lo aromatizan con el potente jengibre de El Valle, sal marina, con semillas de cilantro, especias como el cardamomo o la pimienta rosada. Con la Mucutela ofrecen su versión merideña de pasta untable con avellanas.

*Se consiguen en C.C Las Tapias, en C.C Plaza Mayor. En Caracas están en Cacao de Origen de la Hacienda La Trinidad.

LOS CHOCOLATES DE CAYRÉ

En la nueva estación del Teleférico en Mérida, hay una esquina donde coinciden chocolates de distintas regiones de Venezuela. Allí están los Chocolates Paria que llegan del Oriente, los Franceschi, elaborados con el cacao de su hacienda en Paria y los esmeros de la quinta generación de la familia en Caracas. También las tabletas saborizadas de Mantuano elaboradas por Giovanni Conversi en Caracas y el Canoabo que se elabora en los valles altos de Carabobo. Y unos chocolates, elaborados en Mérida, bautizados Cayré, como la tienda, porque son hechos por los mismos dueños: Laura Rísquez, su hermana y su esposo César.

Laura vivió en Paria, allí aprendió sobre cacao y quedó con ese gusto. Con Chocolate El Rey como base, elaboran tabletas que saborizan con la menta que crece en su casa, masala que ella prepara, nibs de cacao del Sur del Lago, naranjas de su patio que carameliza, macadamias, hasta llegar a 6 sabores. En la tienda que tienen en el mercado de Mérida, y y en esta propuesta que acaban de estrenar ofrecen esta familia de chocolates de distintas regiones, a la que suman los propios.

*Cayré está en la estación base del nuevo sistema del teleférico en Mérida. En Twitter e Instagram: @chocolatescayre

Rosanna Di Turi González

Por Rosanna Di Turi González

Periodista especializada en gastronomía, editora de esta página. Convencida de que nuestros sabores son un gustoso lugar de orgullo y encuentro para este gentilicio. Fue gerente editorial de la revista Todo en Domingo de El Nacional y autora de los libros ABC del Vino, Ron de Venezuela y El legado de Don Armando. Twitter: @Rosannadituri

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *