Así tomamos café en Venezuela

 

 

Nuestro vocabulario gastronómico cada día se nutre más. El café no se escapa a la tendencia. Para demostralo basta citar los nombres que le ponemos en Venezuela. En algún momento pensé que Italia es donde más variedades y nombres había, pero nosotros los igualamos.

Guayoyo, guayoyito, guayoyito claro, guayoyo oscuro. Con leche, conlechito, con leche claro, con leche oscuro, teterito. Marrón, marrón corto, marroncito, marrón largo, marrón claro, marrón oscuro.  Negro, negrito, negro fuerte, negrito corto.

También hay cabida a términos internacionales y estandarizados, como espresso, cappuccino, macchiato, carajillo, cortado, cortadito, bautizado, mokaccino, frappuccino.

En la variedad está el gusto y siempre está abierta la duda, ¿Cuál es la diferencia entre un con leche oscuro y un marrón claro? Evidentemente, siempre depende del gusto del consumidor -de qué color lo quiere teñido-, y también del local, -de qué color lo va a pintar. Creo que se convierte en una especie de dialecto, entre cliente y cafetín, en donde se llega a un mutuo acuerdo y se establece el tono que satisface a ambas partes.

Es interesante ver también cómo se toma café en otras partes del mundo.

• En Amsterdan, Holanda, se toma café en la mañana, a primera hora, y a las 11.00 am en punto. Se suele compartir con amigos y se prepara básicamente con sistemas de filtrado, en casa. Es un ritual de mucho cuidado, tanto en la preparación como en la presentación. Se le llama Koffieverkeerd, y se toma con mucha leche y en mugs. Pasa a ser un rato social y la gente joven se está inclinando por esta bebida.

• En Hamburgo, Alemania, el café está asociado con bienestar, cierta sensación de euforia, y hasta la idea de pasar un rato divertido. El día comienza con café caliente. También se consume después de las comidas. Se toma durante todo el día. Los sitios donde toman café se les llama EisKaffe. Allí se acompaña con pastelería. También se están poniendo de moda los Steh-Kaffee, que son bares para tomar café, a lo italiano. La preparación habitual es con filtros de papel y se toma indistintamente con leche o negro.

• En Nápoles es la ciudad italiana donde mejor café se sirve. Se cuida el agua, la mezcla, las máquinas están a punto siempre, y lo más importante, se sirve con un vaso de agua gasificada. Lo puedo asegurar: el café en Nápoles sabe totalmente distinto que en el resto de Italia. Hay marcas de café propias, cada bar tiene su propia torrefacción, con su gusto y sabor particular, y cada quien está orgulloso de su café. El famoso ristretto se ideo allí y es motivo de orgullo nacional.

• Nueva York es una de las ciudades que más toma café en el mundo. Es habitual ver a la gente caminando (o corriendo) con su vaso de café, las grandes franquicias han hecho su imagen en NY, en especial Starbucks. La cultura del espresso también se está poniendo de moda, lo que se agradece. Se toma café todo el día, y los locales que expenden esta bebida, trabajan las 24 horas en los puntos turísticos. Es habitual sentarse en cualquier restaurante y acompañar la comida con una taza de café negro. Evidentemente el método de filtrado es el de mayor preferencia.

• En París es el centro del desayuno, se prepara con filtros y prensas francesas. Se acompaña con croissants y baguettes. Después de almuerzo se toma café con leche. Pero los verdaderos amantes del café, van a las bruleries, para tomar y disfrutar un verdadero café. Voltaire y Balzac se deleitaron en París tomando café. Hoy en día se ha popularizado el espresso.

• En Tel Aviv, Israel, en la mañana se toma café instantáneo, sin mucha ceremonia. Es uno de los lugares donde las máquinas Nespresso se están haciendo un buen nombre. El resto del día, el café es una actividad social, de amigos, de compartir. Les encanta sentarse en un café alrededor de la ciudad y pasar la tarde. Se han puesto de moda los high-techcafe, para ver y dejarse ver.

•En San Francisco, Estados Unidos, todos quieren comenzar el día con una buena taza de café humeante, pero llevándolo a una experiencia de calidad. La ciudad se ha convertido en un centro de café desde 1980, con una gran revolución de propuestas especializadas. Hoy por hoy, cuentan con grandes escuelas de barismo, cosa que se agradece mucho como consumidor.

• En Tokio, el ritmo frenético de la ciudad, se conjuga con miles de tradiciones ancestrales, como la del té. El café es más bien visto como una bebida energizante. Los habitantes de Tokio no tienen mucho tiempo para sí mismos, lo que los ha llevado a tomar café enlatado, como una gran solución. Personalmente no apruebo esto, ya que se rompen los esquemas del buen café, pero así lo hacen ellos. Debido a esto, es muy común ver máquinas vendiendo café. En casa no se toma mucho, por el ritual del té, pero aun así Japón es el primer consumidor de café  Blue Mountain del mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *